El mar que nos trajo de Griselda Gambaro

Vidas y penalidades de emigrantes italianos en Argentina

Tu voto:

Anuncios

Este blog ya no se actualiza, estoy en    www.loslibrosdeteresa.com

 

14 thoughts on “El mar que nos trajo de Griselda Gambaro

  1. Me dieron muchas ganas de leerlo, espero páginas enteras dedicadas a los colores tan característicos de ‘La Boca’, me imagino algún contraste entre la alegría del barrio y la situación gris y dura de los viajeros.

    Me recuerda a mi época de estudiante, donde en clase de historia pasábamos horas y horas tratando de apenas imaginar lo q realmente era un conventillo… Besos a las 2!

  2. Me agrego a la mateada, chicas!
    Soy bisnieta y nieta de inmigrantes españoles y alemanes, y tengo muchas de esas fotos en sepia que menciona Marcela y como detalle, conservo el pasaporte que perteneció a mi abuela materna con 13 años de edad.
    Siempre pienso lo bien que le haría a nuestro país un poco de las ganas, el empuje y las ansias que tenían todos esos inmigrantes.
    Me parece que agrego a la Gambaro a la wish list.
    Besos Teresa y Marcela!

  3. Me gusta. No conozco bien estos movimientos migratorios que han hecho de Argentina lo que es. Me viene muy bien, y si deies que es buena, pues eso. Me la llevo ya.
    Un abrazo.

  4. Marce:
    ¿qué significa ensillar el mate?

    Este libro me parece muy bueno, mi familia materna llegó a México también desde Italia, así que tengo esas fotos sepia por ahí…aquí también llegaron llenos de ilusiones y fueron muy trabajadores.
    Me lo apunto, porque si te emocionó, debe ser muy bueno.
    Un beso,
    Ale.

  5. Hola Rosario, no habla de los colores de la Boca, pero refleja en forma muy gráfica la vida en el interior de sus conventillos.
    Mientras lo leía también, recordaba mis años de estudiante, cuando hablábamos de la súbita transformación de la Argentina, especialmente de Buenos Aires, gracias a todos estos extranjeros que vinieron a “hacerse la América” y terminaron “haciendo la patria”.
    Beso
    Marcela

  6. Dale, Eli! Te agregamos a la rueda de mate! Y claro, imaginate que detrás de cada familia argentina hay una historia de inmigrantes. En mi casa materna se conservaba pasaje de barco de mi bisabuelo, que había llegado de Barcelona.
    Y lo que decís es la pregunta del millón: ¿Qué nos pasó para estar como estamos?. ¿Adónde quedaron los sueños de nuestros antepasados?
    No dejes de leerla a Gambaro, es una historia increíble – triste – y tan bien contada!
    Beso
    Marcela

  7. Hola Icíar, los movimientos inmigratorios en Argentina fueron un capítulo determinante e interesantísimo de su historia.
    En esos años, la población de BsAs se duplicó o triplicó debido al súbito ingreso de extranjeros. Imaginate lo que habrá sido la transformación!. Cuentan los libros que en las calles se oían infinidad de lenguas y dialectos.
    Algunos venían con dinero y se instalaban en las provincias con algún emprendimiento; otros, que venían sin nada, sobrevivían en BsAs en los conventillos del barrio de la Boca – que hoy en día es paseo obligado de los turistas -. Todos añorando su tierra y soñando con hacerse de unos pesos para volver.
    El libro es muy bueno!
    Beso
    Marcela

  8. Ale, decimos “ensillar el mate” cuando hay que renovarlo: cambiar la yerba (o parte de la yerba) y calentar el agua. Una expresión muy campestre.
    El libro es buenísimo! Y pienso que todos los americanos debemos haber oído historias duras con respecto a la llegada de nuestros antepasados a estas tierras.
    A mí me emocionó muchísimo, y ahora lo está leyendo mi madre (de 87) y me dice que le pasa lo mismo.
    Beso
    Marcela

  9. Marcela deberíamos montar una mateada cibernética y juntarnos las que andemos por las redes a charlar de vez en cuando.
    Es increíble, como le decía a Marcela, todos o casi todos tenemos un emigrante en la familia. Los españoles y los italianos fuimos pioneros en esto de viajar a America.
    Marcela no había oído nunca la expresión de ensillar el mate, lo he entendido perfectamente pero no lo había oído en mis tres años de vida en Argentina.
    Y mira que me gusta ensillar el mate jejeje.
    Me estoy apuntando todos estos libros, mira que si no los encuentro en España, lo dejaré para mi próximo viaje a Argentina.
    Un abrazo
    Teresa

  10. Preciosa reseña Marcela , me apunto el libro, me “ha llegado”. En mi familia , dos hermanas de mi abuela se fueron a vivir a Buenos Aires. Cuando venían en Navidad se traían el mate y me enseñaban como se tomaba.
    Muchos besos!

  11. Teresa, me parece que esto de ir de visita de blog en blog tiene bastante de la confraternidad que significa una ronda de mate. Lo de ensillar el mate es una expresión muy usual, al menos por mis pagos entrerrianos, me imagino que ha de provenir del ámbito rural.
    Seguramente muchos de los parientes sus antepasados cruzaron el océano … y es que fueron cientos de miles!
    Paradójicamente, los nietos o bisnietos de aquellos que vinieron en aquellos años debieron desandar el camino y volver a Europa. Hay un cantante de mi ciudad, Coti Sorokin, que vive en España y tiene una canción que se llama El inmigrante, que refleja esta realidad:

    “Allá donde yo nací
    se quedaron mis seres queridos
    tengo un sueño por cumplir
    que es traérmelos un día conmigo.
    Como lo hizo un día mi abuelo
    escapando de la guerra
    para nunca más volver … ”

    ¡Qué suerte que te gustó!
    Beso
    Marcela

  12. Perkins, qué linda!
    Tus tías eran catalanas, como mi bisabuelo Oriol? Me imagino que el mate te parecería horrendo y amargo!
    Me encanta que te haya gustado la reseña! Gracias!
    Beso
    Marcela

  13. Hola Marcela!! Mis tias abuelas eran de Medina del campo, cerca de Valladolid. Y bueno, no tengo recuerdo de sabor amargo… Igual me daban poleo menta!
    He buscado el libro y aquí está descatalogado. Seguiré buscando. Un abrazo!

  14. Hola Perkins, ¡no me imagino un mate de poleo y menta! Pero seguramente era rico, lo interesante es el ritual.
    Probablemente este libro no fue publicado en España, pero te recomiendo “Mamá” de Jorge Fernández Díaz, que por lo que sé, fue un éxito de ventas en tu país. Cuenta una historia de emigrantes y, en este caso, la protagonista es una chica asturiana. Conmovedor e interesantisimo!. Justamente ayer o antes de ayer lo volvieron a comentar en Lecturalia.
    Beso
    Marcela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s