El mundo de ayer de Stefan Zweig

La Europa entre guerras

Tu voto:

Anuncios

El otro día, cenando en casa de unos vecinos, hablábamos de libros, de lecturas preferidas, los anfitriones me sacaron  unos cuantos de Stefan Zweig, uno de mis escritores favoritos, le comentaba, así que me traje unos cuantos a casa para ir leyendo. Cómo si yo no tuviera libros esperándome, así que acumulo y voy leyendo uno que me dejan, otro que me comenta, en fin un puro desastre.

Todo lo que he leído de Stefan Zweig me ha encantado y ya llevo unos cuantos. Este me ha encantado. No hay cosa que más me guste  que me cuenten de primera mano la historia, y encima me habla de los escritores, pintores, músicos que a principio del siglo XX se conocían e intercambiaban sus conocimientos. Una joya de libro.

El escritor nos relata, desde su exilio en Brasil, sus recuerdos  de juventud, su formación como escritor y de todos los escritores, escultores, pintores que conoció y tanto aprendió de ellos.

¡Las calles que recorrí entonces, las cosas que vi y busqué, llevado por mi impaciencia! Pues no sólo quería conocer aquel París de 19004, sino que también buscaba ce la Bretonne y Balzac, de Zola y Chaler Louis Philippe, con todas sus calles, sus personajes y acontecimientos.

Un tiempo maravilloso donde descubrió ese París, ciudad única, culta y libre. Stefan viajaba por Europa, por America y todo para ampliar miras y entender el mundo en que vivía, un mundo que en aquel momento era ideal, una Europa tranquila, llena de vida, donde la cultura era algo importante.

Más adelante he conocido  a otras mujeres, que con su pelo blanco peinado con raya, habían tocado con su mano el mundo heroico y olímpico: Cosima Wagner, la hija de Liszt, dura, rígida y, sin embargo, grandiosa en sus patéticos gestos; Elisabeth Forster, hermana de Nietzsche, gracil, menuda. coqueta; Olga Monod, hija de Alexander Herzen que de pequeña se había sentado muchas veces en el regazo de Tolstoi; a Georg Brandes, ya mayor, le he oído hablar de sus encuentros con Walt Whitman, Flaubert y Dickens…

Pero esta vida  de escritor se viene abajo cuando un disparo mata al heredero al trono y a su esposa que estaban de viaje en Bosnia. Europa enloquece y empieza la primera Guerra mundial.

En aquellas primeras semanas de guerra de 1914 se hacía cada vez más difícil mantener una conversación sensata con alguien. Los más pacíficos, los más benévolos, estaban como ebrios de sangre. Amigos que habían conocido desde siempre como individualistas empedernidos e incluso como anarquistas intelectuales, se habían convertido de la noche a la mañana en patriotas fanáticos y, de patriotas en anexionistas insaciables.

Tristemente, Stefan Zweig, nos relata esta primera guerra y la segunda, la persecución que los judíos sufrieron en esta Europa que él tanto amaba. Así termina este brillante libro

Durante todo este tiempo, aquella sombra ya no se apartó de mí; se cernía sobre mis pensamientos noche y día; quizás su oscuro contorno se proyecta también sobre muchas  páginas de este libro. Pero toda sombra es, al fin y al cabo, hija de la luz y sólo quien ha conocido la claridad y las tinieblas, la guerra y la paz, el ascenso y la caída, sólo éste ha vivido de verdad.

Muy interesante leer las reflexiones sobre nuestra Europa, en este momento extraño que vivimos, más aún.

6 thoughts on “El mundo de ayer de Stefan Zweig

  1. Querida Teresa, qué bien volver por aquí…a tus lecturas y tus reflexiones…y con Stefan Zweig…
    En casa tengo varios libros suyos, de la misma editorial, pero este que nombras no…y parece que tendré que añadirlo en mi libreta de libros a adquirir.
    Leí de él Carta a una desconocida y Mendel…pero me he quedado con ganas de más.
    Sufrir dos guerras mundiales, debe de dejar el corazón destrozado…porque aunque te vayas a vivir a otra parte del mundo, que él llego a describir como “el paraíso”, el odio que has visto y vivido, debe dejar una huella tan grande en tu interior como para querer terminar de la manera en que lo hicieron. Hoy en día puedes ver su foto…tal y como la pusieron en los periódicos del momento…y es tan impresionante, que no la aconsejo ver…personalmente me impactó mucho.
    Parece ser, que él pensaba que no había remedio para Europa, y probablemente, si hubiéramos vivido lo mismo…puede que nos llegaran esos pensamientos…aunque hoy día, podemos ver vestigios de posibles momentos similares…espero que todo quede en calma…

    Me gusta eso de que cenarais con Stefan…a pesar de no conocerle bien…de algún modo, me he sentido cenando contigo…
    Un beso grande!!

  2. Qué bueno esto de recuperar a mis blogueras preferidas. Nunca pensé que esto de escribir en un blog fuera tan importante para mi, pero lo es.
    Este escritor es muy especial para mi, todo lo que he leído me ha encantado, es muy especial en su escritura prolija y contundente.
    Sus recuerdos los escribe desde su exilio en Brasil y la verdad es que me ha parecido muy interesante e inquietante por lo que está pasando ahora en Europa.
    Te sigo permanentemente, Un abrazo
    Teresa

  3. Hola, Teresa.

    Ese libro está en mi lista de próximas lecturas. Lo compré para mi viaje a Viena, el diciembre pasado aunque al final llevé otro libro. Tu reseña me anima a no demorarlo demasiado.

    Un abrazo.

  4. Viena es un punto importante en este libro. Son los recuerdos del escritor de esos momento estratégicos de esta Europa que ahora está pasando por un momento delicado.
    Un abrazo
    Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s