El Hombre que plantaba árboles de Jean Giono

Así empieza este precioso librito:

Para que el carácter de un ser humano desvele cualidades verdaderamente excepcionales, hay que tener la fortuna de poder observar su actuación durante largos años. Si dicha actuación está despojada de todo egoísmo, si la idea que la rige es de una generosidad sin par, si es absolutamente cierto que no ha buscado ninguna recompensa y que, además, ha dejado huellas visibles en el mundo, entonces nos hallamos, sin duda alguna, ante un carácter inolvidable.

E libro es un canto a la naturaleza. Un joven pasea por La Provenza, cerca de los Alpes por un lugar desolado, donde los pequeños pueblos viven en una extrema pobreza. El caminante se queda sin agua y se encuentra con un viejo pastos que le acompaña a una fuente cercana.

Con pocas palabras, los dos caminan por esas extensas tierras desoladas, pero el pastor le enseña un lugar donde él planta semillas de árboles, cada día.

Tras la comida de mediodía, reanudó la selección de semillas. Llevaba tres años plantando árboles en ese erial. había plantado cien mil bellotas. De las cien mil habían brotado veinte mil bellotas. De esas veinte mil contaba con perder la mitad a causa de los roedores o de los designios imprevisibles de la providencia. Así pues quedaban diez mil robles que crecería en ese tierra desolada.

Estalla la primera guerra mundial y el joven es alistado en ella. Vuelve y lo único que quiere es irse al campo y contactar con el  pastor.

Los robles de 1910 tenían entonces diez años y eran mas altos que yo y que él. El espectáculo era impresionante. Me quedé, literalmente sin palabras, y como él tampoco decía nada, pasamos el día en silencio, paseando por el bosque.

El librito es precioso, 36 páginas llenas de amor a los árboles y a la naturaleza. Pasa por ser un clásico y yo creo que es muy propio para que lo lean los mayores y los niños.

El escritor francés Jean Giono, escribió este relato inventado, nunca cobró por este libro que sigue siendo leído en todo el mundo.

Sólo quien ha cavado la tierra para acomodar una raíz o la promesa de ésta podría haber escrito la singularísima narración que es “El hombre que plantaba árboles” una indiscutible proeza en el arte de contar. José Saramago

Anuncios

6 thoughts on “El Hombre que plantaba árboles de Jean Giono

  1. Se parece a un cuento japonés que leí cuando era pequeña “El resucitador de árboles”.
    La historia se ve lindísima, y probablemente sea porque amo los árboles.
    Un abrazo.

  2. Y como he tomado carrerilla, comento aquí también (a veces es dfícil encontrar tiempo para poder comentar en los blgos amigos). Me enconré este libro en mi librería de cabecera hace tiempo y decidí regalárselo a mi hermana (es bióloga) La edición es preciosa. Éspero poder leerlo en la próxima visita que le haga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s