Un miércoles cualquiera

Vivo en una ciudad pequeña, de esas que casi nunca pasa nada, es cierto, una ciudad tranquila, culturalmente bajo mínimos, pero que si estás atenta a todo lo que se mueve,  encuentras momentos memorables que te hacen disfrutar.

El esfuerzo que hacen los organizadores de estos eventos es enorme, pocas ayudas y muchos problemas pero creo que la gente responde llenando todas las salas.

El miércoles fue uno de esos días que nos ofrecieron buenos momentos; en la Facultad de Magisterio organizaban, por el “Día de la mujer trabajadora”, un emotivo evento, el pase del documental, premiado con un Goya, “Las maestras de la república”. La sala estaba llena  a rebosar, increíble pues la hora de inicio de dicho documental era  a  las 16’30, y porque generalmente a este tipo de actos no va mucha gente. El documental es muy bueno, pone en primera plana el trabajo de esas mujeres valientes, llenas de ganas de enseñar en esos pueblitos perdidos, porque generalmente eran ellas las que iban a los pueblos más pequeños y más lejanos, entregadas a su profesión con alma.

En algunos momentos las lagrimas se nos caían escuchando el testimonio de una mujer. Si el documental fue precioso, el debate que se organizó no fue menos interesante, la educación nos preocupa a todos y a todas las que estábamos allí. Salimos de la sala a eso de las 20 horas llenas de sentimientos y contentas de haber asistido.

jazz Con la emoción a flor de piel nos fuimos aprisa unos metros más allá, a la Facultad de Letras, allí asistimos a un acto más lúdico, un concierto de Jazz. El programa se llama UniversiJazz , todos los años nos ofrecen, gratuitamente, el lujo de escuchar buena música. Estaba lleno a tope, es lógico estamos deseando escuchar, o ver cosas que nos mantengan interesados por eso que se llama cultura y que en estos momentos tan deteriorada nos la muestran, pero la gente, erre que erre ahí estamos para llenar los lugares donde se hace buena música, buen cine o buenos documentales.

Un miércoles cualquiera en una pequeña ciudad puedes encontrar este buen programa.

Anuncios

8 thoughts on “Un miércoles cualquiera

  1. Teresa!! Cómo me ha gustado esta reseña tuya…
    A parte de imaginarte disfrutando de un miércoles “cualquiera”…de la película y de la música…he de decirte, que a pesar de no haber podido aún ver el documental-película de las maestras de la república entera…una de mis profesoras, fue nombrada en los Goya por esta película. Ella sale en el documental explicando cómo eran las maestras…ella escribió sobre Justa Freire, una maestra de la república…y la verdad es que el proceso de investigación que ha hecho María del Mar (mi profesora) es maravilloso. Si las escuchas notarás cómo lo vive.
    Te dejo enlace: http://www.octaedro.com/OCTart.asp?libro=09047&id=es&txt=Justa%20Freire%20o%20la%20pasi%F3n%20de%20educar
    Un beso muy muy grande Teresa!!!!

  2. María no sabes la emoción que transmiten, ya te digo yo llorando. Tengo una hija que es maestra y es de esas que lo hacen con alma y no lo pudo ver, una pena.
    No te lo pierdas porque es muy especial. La educación es tan importante que no sabemos la trascendencia que tiene a lo largo del tiempo, pero una buena maestra te marca tu vida.
    Gracias por tu comentario
    Un abrazo
    Teresa

  3. Pues yo intenté verlo porque vi que en la biblioteca anunciaban su proyección y un coloquio posterior.

    Había que inscribirse en una lista:
    – Hola, quería apuntarme a la proyección del documental de las maestras… ¿cómo era? ¿de la guerra? ¿de la posguerra?
    – ¡De la guerra, dice! ¡No tiene nada que ver!
    Me respondió con cara de asco.

    Y después, lo cancelaron. Así que aquí, en Madrid, no pudimos disfrutar de esa experiencia, por no decir que con esa simpatía y esa manera de tratar al público interesado, más de uno no volverá a apuntarse a nada en la vida.

    Qué tristeza, qué manera de fomentar la cultura.

  4. Qué envidia da leer como has pasado un Miercoles cualquiera,jaja.Y es que me imagino que uno encuentra cuando quiere, eh? Tere de mi alma, cuánto me alegra volver a comentar en tu blog.

  5. Loque qué pena porque merece la pena mucho ver ese documental, un trabajo hecho con alma, algunas de esas maestras enseñaban a los niños y alfabetizaban a las madres, empezaban tejiendo y acababan en la escuela.
    Estamos ahora en un tiempo oscuro y lo peor es que no sabemos cuanto va a durar.
    Un abrazo
    Teresa

  6. Qué alegría verte por aquí, ya pensé que no volvería a leerte, pero mira por donde un día cualquiera apareces. Me alegro un montón. Te vuelvo a poner en mi blog para seguirte.
    Como estáis? la poesía como siempre tremenda.
    Un abrazo Ana, espero verte por aquí más a menudo
    Teresa

  7. Por muchos miércoles cualquiera…

    No he visto todavía el documental, y me apetece, así como leer la trilogía de Josefina de Aldecoa “”Historia de una maestra”, “Mujeres de negro” y “La fuerza del destino”, creo que necesitaré más días de la semana (y del año) para llegar a todo 🙂
    Un abrazo

  8. Ayyy Blanca yo suelo decir que tendríamos que tener tres o cuatro vidas para leer lo que tenemos en la cabeza.
    Pero bueno, pasito a paso. Yo cada libro que leo lo disfruto un montón.
    Un abrazo
    Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s