Gente mala que camina de Benjamín Prado

Historia de la posguerra española

Tu voto:

Anuncios

 

Mi primer libro leído de este autor y creo que no será el último. Un libro que llegó a mis manos a través de una amiga, Consuelo, que me suele mandar de vez en cuando alguna joya que yo ni sabía que existía y esta ha sido una de ellas. Mala gente que camina, un título tomado de los versos de Machado, ” mala gente que camina y van apestando la tierra” con este título tan sugerente, Benjamín Prado hace un repaso a la España de la posguerra.

Juan Urbano un profesor de literatura está obsesionado con escribir un libro “La historia de un tiempo que nunca existió” sobre la posguerra española, a la vez está inmerso en un trabajo sobre Carmen Laforet y su libro Nada; durante esa investigación descubre a Dolores Serma, amiga de Carmen Laforet, parece ser que se juntaban en el Ateneo para escribir, Carmen Laforet, “Nada y Dolores Serma “Oxido”. Este descubrimiento hace que el profesor empiece una investigación que lo llevará a  la triste historia de  Dolores Serma y de su hermana Julia. Una novela tremenda de historias de niños robados y de infames que andaban sueltos por las ciudades de España.

¿Quién era Dolores Serma? ¿Por qué su historia estaba hecha de tantas mentiras e identidades inventadas? No sé que pensarán ustedes, pero yo, a esas alturas, ya daba por confirmadas la sospecha que tuve cuando leí “Óxido”: la vida oficial de la autora, su militancia en la Sección Femenina, su trabajo en el Auxilio Social, su adscripción ideológica a la Falange y, casi con toda seguridad, su matrimonio con aquel, que llamó Rainer Lisvano Mann, eran pura ficción, mientras que lo que había contado en su novela era la verdad. Sólo restaba descubrir los pormenores de esa verdad.

Como si de una novela de intriga se tratara, Bejamín Prado, nos sumerge en esa España gris, con un lenguaje suelto, y a veces divertido y bastante cínico que nos hace más llevadera esta triste historia de nuestro país en aquellos horrorosos años de la posguerra.

Yo no quiero escribir esto. No quiero que se sepa lo que voy a contar y sin embargo, por alguna razón aunque sólo sea esta vez, necesito hacerlo. Escribir es hablar para los ojos, y yo voy a hablar para los míos. Sólo para los míos. Qué horrible es vivir en un mundo en el que la verdad puede destruir lo que han salvado las mentiras.

 Dolores Serma, es amiga de la mujer de Onesimo Redondo, trabaja en el Auxilio Social, y por otro lado escribe un libro donde cuenta todo lo que pasaba en las cárceles franquistas con las mujeres y los niños.

Localizar a Julia no fue fácil. Dolores recurrió a todas las instancias posibles para dar con ellas y, con el prestigioso aval de Sanz Bachiller, tuvo acceso a despachos de importancia en el nuevo Régimen, aunque siempre ocurrían lo mismo: obtenía promesas y buenas palabras pero, llegado un punto, a la segunda o tercera visita hacían un gesto de contrariedad o de impotencia y le decían: ” No puede ser. De momento, el caso de su señora hermana está considerado como altamente confidencial.

Una historia llenas de otras historias, muchos nombres conocidos salen en este libro, la España de los años 40 a los 60.

3 thoughts on “Gente mala que camina de Benjamín Prado

  1. Tengo apuntado a este autor desde que publicó unas reseñas Goizeder (blog: Cuéntate la vida). Habló de esta novela y de “Alguien se acerca”.
    Ahora me has recordado que lo tengo pendiente.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s