Querido Diego, te abraza Quiela de Elena Paniatowska

Cartas escritas por Angelina Beloff a Diego Rivera

Tu voto:

Anuncios

  Tengo varios libros de Elena Paniatowska comprados en varios viajes que he hecho a México, pero aún esperan su turno ¡ayyy la falta de tiempo para poder leer lo que una quiere! es casi imposible llegar a todo. Pero este pequeño libro me lo compré después de oír una entrevista en la Cadena SER al director de Impedimenta. Es una triste historia de amor compuesta por 12 de cartas que, a lo largo de 1921 hasta 1922, le escribió la pintora rusa, Angelina Beloff, a Diego Rivera, pintor mexicano.

Quiela y Diego Rivera

Cuando Elena Paniatowska hacía una investigación sobre la vida de la  mujer de Rivera, Guadalupe Marín, se encontró con una carta de la pintora rusa, conocida como Quiela, a Diego Rivera. Por ahí empezó la investigación de la vida de Diego y Angelina que fueron matrimonio durante 10 años en París. De esa relación nació un niño Diego que murió a los 14 meses.

 Hoy como nunca te extraño y te deseo Diego, tu gran corpachón llenaba todo el estudio. No quise descolgar tu blusón del clavo en la entrada: conserva aún la forma de tus brazos, la de uno de tus costados. No he podido ni quitarle el polvo por miedo a que recupere su forma inicial y me quedé yo con un hilacho entre las manos.

 El amor enfermizo de esta pareja deja a Diego como un hombre sin corazón y sin alma. Volvió a México y nunca le contestó a ninguna carta, a pesar de que ella seguía enamorado de él y esperaba una respuesta.

Es imposible no llegar a tener talento cuando se tienen revelaciones como la que experimenté ayer. Pinté con ahínco una cabeza de mujer que sorprendí en la calle, ayer, de regreso del Louvre, una mujer con ojos admirables, y ahora que se ha ido  la luz te escribo mi conmoción y mi alegría. Por primera vez a lo largo de estos cuatro años siento que no estás lejos, estoy llena de ti, es decir, de pintura.

Diego rehízo su vida en México: ella siguió pintando y en 1932 Angelina Beloff fue a vivir a México, país que ella lo consideraba suyo y allí murió en 1969. En ese tiempo ella no molestó a Diego Rivera, pero dicen las crónicas que en un evento de la capital coincidieron los dos y Diego ni la miró ni la saludó.

Ya ves que estoy bien enterada, n porque intente averiguarlo sino porque tus amigos y los míos me lo dicen de golpe y porrazo, sin duda alguna porque creen hacerme bien al sacarme del sueño en el que vivo. Elié Faure fue claro: “Angelina, usted siempre ha sido una mujer de gran equilibrio y de buen sentido, tiene usted que rehacer su vida…

Un libro triste, melancólico, pero que tiene una información de aquella época donde los pintores se reunían en París, allí estaba con ellos Picasso, Juan gris y otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s