Un viaje accidentado a Suiza

Lluvia sobre Engelberg
Lluvia sobre Engelberg

 

He mirado la fecha de cuando fuimos un grupo de amigos a Suiza, era agosto de 2005, ya ha llovido desde entonces, ¡nunca mejor dicho!.

Íbamos a pasar una semana para recorrer ese pequeño país, nuestro primer destino era una casa en un pequeño pueblo muy cerca de Lucerna, Engelberg, precioso pueblo arriba en la montaña. Cuando llegamos al aeropuerto de Zurich llovía, y así llegamos con el coche a nuestro destino. Ya el paisaje que recorrimos nos encantaba, Suiza verde y lluviosa.

Como seguía lloviendo, decidimos al día siguiente irnos a  Ginebra, que parecía no llover tanto. Pero fue lo contrario, nos diluvió todo el viaje de ida y de vuelta. A pesar del diluvio hicimos una parada en Berna, la capital política de Suiza, una ciudad, como todas las que visitamos, preciosa. Recorrimos una de las calles importantes porticada, allí mismo vimos un cartel que decía: Aquí vivió Albert Einstein. Efectivamente, Einstein llegó a Suiza en el año 1902 y estuvo allí hasta 1909. Se casó con Mileva y tuvo dos hijos, ademas de trabajar en la teoría de la relatividad.

Berna es Patrimonio de la Humanidad.Engelberg

Cuando llegamos a Ginebra, tengo que decir que casi no pudimos visitar la ciudad, la lluvia ya era un diluvio, así que nos dio un poco de miedo y nos volvimos para llegar con luz a nuestro pueblo. Nos esperaba un viaje bastante accidentado, el río que corría al lado de nuestra carretera iba desbordado y con una fuerza impresionante. Desde el coche veíamos saltar los árboles por la fuerza del agua. Hubo un momento difícil pero salimos y llegamos a un pueblo donde había un puesto de la policía. La información fue que podíamos subir a Engelberg y así lo hicimos.

Bajo la lluvia

Pasamos toda la noche casi sin dormir, el agua caía por todos lados. A la mañana siguiente nos fuimos a pasear por el pueblo, era impresionante ver como caían por la montaña los troncos de árboles arrastrados por la fuerza del agua, y el pueblo se preparaba para la riada que venía.

A media mañana decidimos salir del pueblo para hacer turismo, pero al llegar a la salida la policía nos contó que, la carretera que habíamos usado para subir esa noche al pueblo, se había desplomado y no se podía bajar de ningún modo. La estación del tren inundado y la carretera desplomada. Así empezamos nuestro viaje por Suiza.

Paisaje 17

Como los suizos son tan ordenados y meticulosos, ya habían preparado la evacuación de todos los turistas que andábamos por allí. Hoteles abiertos por si hacía falta, comida, y un helicóptero para ir sacando a todos de la montaña. Así salimos todos de Engelberg, para poder seguir nuestros días de turismo. Pero ese pueblo y lo que vivimos allí no se nos olvidará a nadie.

La belleza de los paisajes, el ruido del agua, la inundación de esas preciosas calles,como la gente sale de sus casas y cada uno hace trabajos para la comunidad, una experiencia preciosa, aunque algo agitada.

Berna
Berna
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s