Puedo contar contigo. Carmen Laforet y Ramón J. Sender

Cartas entre la escritora Carmen Laforet y Ramón J. Sender

Tu voto:

Anuncios

 

 

En 1947 Ramón J. Sender vivía en Albuquerque, Nuevo México, era profesor de la universidad y siempre estaba pendiente de los acontecimientos tanto políticos como literarios que acontecían en España.

Es ese mismo año una escritora poco conocida gana el prestigioso premio literario Nadal con su novela “Nada”, una novela extraordinaria en esos años oscuros del franquismo.

Ramón J. Sender le escribe una carta para felicitarla por su manera de escribir y por su premio. Pero Carmen Laforet no le contesta hasta pasados veinte años.

Me llamo Carmen Laforet. Usted tuvo la generosidad de escribirme cuando yo publiqué mi primera novela hace veinte años. Yo no sabía entonces que era usted escritor. Después he ido no sólo sabiendo sino queriendo conocer su obra hasta este encuentro con ella.

El primer encuentro lo tienen en un viaje que hace Carmen a Los Ángeles y a varias universidades de EEUU, y en una de ellas se encuentran los dos escritores; y así lo relata Ramón  J. Sender en una carta.

Desde que estuvo aquí pensamos mucho en usted. Los estudiantes recordarán siempre el intercambio de elogios entre usted y yo( los suyos de veras generosos) y se harán una idea falsa de la cordialidad de relaciones entre los escritores españoles. Algo salen ganando y bien lo necesitas ¿verdad?.

He enviado notas a mis editores de España, aún no acabo de creer que salen allí mis libros, para que envíen a su casa un ejemplar. Seguiré haciéndolo en el futuro, aunque eso no le obliga necesariamente a leerlos.

Estas cartas se siguen durante diez años. Ramón J. Sender exiliado en EEUU y veinte años mayor que ella le cuenta como se siente, le habla del exilio y de la dureza de no poder volver a su querida España, la nostalgia le inunda. A veces parece que el amor que él siente por ella es real, pero imposible.

Es malo entrar en la vejez, querida Carmen. Tiene uno que tomar cápsulas y tabletas para respirar y luego se pone nervioso, le tiemblan a uno las manos y las ideas sombrías vienen y van, de día y de noche. No es que tenga miedo. Pero mi falta de miedo no hace mejorar las cosas, tú comprendes.

Pero es encantador verte a ti llena de ánimo, planeando la reconquista de América y buscando Pinzones y otros compañeros de viaje.

Parece ser que estas cartas duraron hasta la muerte de Ramón J. Sender, aunque aquí no aparecen. Ramón se siente solo en ese exilio que duró muchos años. Ella le cuenta como está esa España gris y triste.

Muy posiblemente volveré pronto, ya sabes que en España hay una Ley escrita en letras chiquitas en el BOE por la que el Ministerio de la Gobernación, aunque tengas tu pasaporte en regla, pueden detenerte en la frontera sin necesidad de motivo ni justificación alguna

 Regresó a España en 1969 para recoger el Premio Planeta por En la vida de Ignacio Morell . A partir de la muerte de Franco quiso fijar su residencia en su país natal. Pero murió en EE.UU el 16 de enero de 1982

No sabes lo que daría por poderte ver una o dos veces, al menos, por semana. Todas las miserias del llamado exilio desaparecerían y la vida sería un verdadero lujo. Al menos para mí.

Carmen Laforet nació en Barcelona en el año 1921 y falleció en Madrid el 28 de febrero de 2004.

Los libros de cartas siempre me han gustado, es como ver por el ojo de la cerradura la vida de gente especial. Este es un libro extraordinario por lo que tiene de novedad estas cartas. La escritora no fue muy conocida en ambientes de sociedad, y además su vida estuvo siempre un poco al resguardo de la prensa, este libro nos demuestra su sensibilidad, el amor a sus hijos, los problemas que le daba no poder escribir por la falta de tiempo, vamos una vida normal.

.

4 thoughts on “Puedo contar contigo. Carmen Laforet y Ramón J. Sender

  1. Teresa, cuanto tiempo sin pasar por aquí…aún así, que sepas que te leo, aunque no siempre puedo dejar comentarios.
    Bien me gustaría hacerlo…

    Desconocía la existencia de este libro y las cartas epistolares suelen apasionarme…así que, daré una oportunidad a esas cartas en algún momento.

    Me encanta como escribe Carmen Laforet y a Ramón J. Sender le conozco menos, pero todo es cuestión de tiempo…

    Gracias, un beso grande y buenas lecturas.

  2. Hola María, yo también te sigo, eres una de mis blogueras preferidas.
    Esta libro como todos los epistolares son una joya. Además son dos personajes muy distintos en vidas, en años y en todo y se crea una correspondencia preciosa. Te lo aconsejo.
    Un abrazo
    Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s