Primer capítulo de D. Quijote de la Mnacha

 

Empiezo de nuevo a poner capítulo a capítulo de este maravilloso libro; el año pasado empecé un club de lectura en la biblioteca de mi ciudad para leer el libro. Pensé que no se apuntaría nadie y que sería un fracaso; pero fue todo lo contrario. Empezamos unos 20 y terminamos 12 personas leyendo sosegadamente estos capítulos que tanto me están  encantando por no decir que me dejan sin palabras.

Terminamos la primera parte y nos animamos a empezar, en octubre, la segunda parte y en esto estamos. Si la primera parte fue un descubrimiento de la buena lectura, la buena escritura, el humor, la filosofía, las aventuras, esta segunda parte es casi mejor.

Animo a la gente a que coja este libro y se ponga a leerlo. Leerlo en compañía, sin prisas, saboreando cada capítulo, es la mejor manera de hacerlo y cuando lo terminen pensarán lo que yo digo, “es el mejor libro que me he leído en mi vida”.

Primer capítulo

Que trata de la condición y ejercicio del famoso caballero D. Quijote de la Mancha

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas con sus pantuflos de lo mismo, los días de entre semana se honraba con su vellori de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro; gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada o Quesada (que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben), aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llama Quijana; pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.

 

Anuncios

One thought on “Primer capítulo de D. Quijote de la Mnacha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s