Si esto es un hombre de Primo Levi

 

Se conmemora en estos días la liberación del campo de concentra de Auschwitz. Este campo de exterminio fue uno de los más duros, donde murieron más de un millón de personas.

70 años no pueden servir para olvidarnos de estos horrores que se cometieron en Europa durante la segunda guerra mundial.

Literatura sobre este horror hay a millones, los que sobrevivieron escribieron sobre lo que les pasó, para que el mundo supiera de lo que somos capaces de hacer y nunca, nunca se vuelva a repetir, ni olvidar.

De lo que yo he leído, todo me ha parecido fuerte y algunos libros casi no los podía terminar. Pero hace unos años estando en Albacete esperando el nacimiento de mi nieto Arturo, paseando mi hija y yo, pasamos a una librería y vi este libro que quiero recomendar a los que no lo hayan leído.

Es una trilogía, pero este primer libro es conmovedor, porque cuenta detalles que te hacen pensar hasta donde llegaba esas mentes retorcidas de los que estaban al tanto de esos campos. Primo Levi dice así en la introducción:

No lo he escrito con intención de formular nuevos cargos; sino más bien de proporcionar documentación para un estudio sereno de algunos aspectos del alma humana.

Habrá muchos , individuos o pueblos, que piensan, más o menos conscientemente, “que todo extranjero es un enemigo”. En la mayoría de los casos esta convicción yace en el fondo de las almas como una infección latente. Mientras el concepto  subsiste las consecuencias nos amenazan.

Primo Levi era un estudiante de  Química en Turín, era de familia judía, cuando fue apresado y deportado a los campos de concentración. Estuvo unos cinco años, cuando salió, después de un periplo de viaje por la Europa del Este llegó de nuevo a Italia.

Entonces por primera vez nos damos cuenta de que nuestra lengua no tiene palabras para expresar esta ofensa, la destrucción de un hombre. Hemos llegado al fondo. Más bajo no se puede llegar. No tenemos nada nuestro; nos han quitado la ropa, los zapatos, hasta los cabellos; nos quitarán hasta el nombre, y si queremos conservarlo deberemos encontrar en nosotros la fuerza de obrar de tal manera que, detrás del hombre, algo nuestro, algo de lo que hemos sido, permanezca.

Primo Levi va contando los días que pasan en el campo,  la comida, el frío, los golpes sin fin, el hambre y de alguna manera te va contando como sobrevivir a esos horrores. La mayoría murieron, algunos afortunados pudieron sobrevivir.

Cuando las uñas están largas hay que cortárselas, lo que no se puede hacer sino con los dientes, para las uñas de los pies es suficiente el roce de los zapatos.

Si un zapato hace daño hay que acudir por la tarde a la ceremonia del cambio de zapatos: en ella se pone a prueba la pericia del individuo, que en medio de un montón tiene que saber elegir con un rápido vistazo un zapato, no un par, que le esté bien, porque una vez que lo ha elegido no se le permiten más cambios.

En su libo no hay expresiones de odio hacia los alemanes, ni rencor, ni deseo de venganza. Primo Levi dice sobre esto.

Por naturaleza el odio no me viene fácilmente. Lo considero un sentimiento animal y torpe, y prefiero en cambio que mis acciones y mis pensamientos, dentro de lo posible, nazca de la razón; por ello nunca cultivé en mí mismo el odio como deseo primitivo de revancha, de sufrimiento infligido a mi enemigo.

Primo Levi se suicidó el 11 de abril de 1987.

Anuncios

4 thoughts on “Si esto es un hombre de Primo Levi

  1. Buenas Teresa, recuerdo cuando reseñaste el libro de Levi, y ahora al haber estado en Auschwitz el pasado diciembre, sus palabras resuenan con más fuerza. Como siempre, me gustan las citas que seleccionas, “deberemos encontrar en nosotros la fuerza de obrar de tal manera que, detrás del hombre, algo nuestro, algo de lo que hemos sido, permanezca”.

    Primo Levi lo logra, este libro le trasciende; hace más de 20 años de su muerte, me pregunto si hoy viera el mundo, ¿creería que hemos aprendido algo de tanto sufrimiento?

    Al escribir nuestra última entrada sobre Auschwitz e incluir algunos libros pensaba en como los recuerdos de esas lecturas eran determinantes en nuestra visita, y como dices, la dureza hace a veces que tengamos que posponer la lectura, aún así son imprescindibles.

    ¿Has leído el ensayo “Hanns y Rudolf” de Thomas Harding?

    Un placer, como siempre, venir por aquí. Un fuerte abrazo de los guisantes ;-))

  2. Querida Maribel, yo no he tenido ocasión de visitar ese campo, pero la lectura de Primo Levi me hizo reflexionar mucho. Hay muchos libros sobre la tragedia de los campos de concentración pero a mí personalmente la trilogía de Levi me impactó.
    Me apunto el ensayo queme recomiendas.
    Siempre me reconfortas cuando opinas en algún libro.
    Abrazos cariños para los dos guisantes.
    Teresa.

  3. Los israelíes han matado a muchas mujeres y niños completamente inocentes. Y lo siguen haciendo hoy en día con total impunidad. Soldados Israelíes versus terroristas palestinos, no sería mejor: terroristas israelíes versus soldados Palestinos que defienden su tierra? Los Israelíes solo tienen que hablar de Hitler y ya parece que tienen carta blanca. Muchos de los que murieron en campos de concentración no eran judios, eran gente sin voz, ni religión. Los israelíes saben bien cómo utilizar las voces y cómo sacar los hechos fuera de contexto para su beneficio.

  4. Sofie, estoy de acuerdo contigo, y no me gusta para nada lo que están haciendo con el pueblo Palestino.
    Pero lo que pasó en aquel momento no se puede olvidar. Cada cosa en su momento.
    Y sigo diciendo que es inmoral lo que está pasando en el pueblo Palestino.
    Un saludo
    Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s