84, Charing Cross Road de Helene Hanff

Deliciosa correspondencia entre dos personas que aman los libros

Tu voto:

Anuncios

 

Esta historia es real sobre la  correspondencia que mantuvo la escritora Helene Hanff, Nueva York, con una pequeña librería en Londres en la calle 84, Charing Cross Road.

La escritora vive en un pequeño apartamento de Nueva York, rodeada de libros, buscando siempre esos libros antiguos que son difíciles de encontrar, y a través de un anuncio en una revista encuentra esta pequeña librería y le escribe una carta, que le contesta el dueño de la librería  Frank Doel. Corrían los años 40.

Los libros llegaron bien, y el de Stevenson es tan bello que hasta abochorna un poco a mis estanterías hechas con cajas de naranjas. Casi temo tocar esas páginas de tacto tan suave que semejan al pergamino y de un fuerte color crema. Acostumbrado al blanco apagado y a las cubiertas de cartón rígido de los libros americanos, jamás supuse que un libro así pudiera proporcionar un placer tan gozoso al sentido del tacto.

La correspondencia que se mantuvo durante veinte años, además de libros que era la pasión de los dos, iba profundizando en detalles de la vida común, de la falta de comida en Londres después de la devastadora guerra mundial, de la soledad de Helene en su pequeño apartamento, la vida familiar de Frank, el conocimiento de todos los que trabajaban en la librería, en fin, una correspondencia deliciosa.

Tus maravillosos regalos de Pascua nos han llegado perfectamente, pero andamos todos un poco inquietos porque Frank tuvo que dejar Londres a la mañana siguiente de recibirlos, por  motivos de trabajo, sin tiempo para escribirte dándote las gracias… y, por otra parte, aquí nadie se atreve a tomar la iniciativa de escribir a la señorita Helene.

¡Ese paquete de carne picada…! De verdad sigo pensando que no deberías gastar así el dinero. ¡Debe haberte costado un dineral! Que Dios te bendiga por la bondad de tu corazón.

Es un pequeño libro, lleno de nombres de escritores y libros, lleno de ternura y amistad, es de esas pequeñas joyas que yo tengo guardada hace años en mi estantería.

Helene que no le gustaba viajar, ni tenía dinero para ello, por fin viaja un día a Londres y se pasa por la librería que ya está cerrada y su gran a migo Frank ya había muerto.

Gracias por tu amabilísima carta. No hay nada en ella por lo que pueda sentirme ofendida. Sólo desearía que hubieras conocido personalmente a Frank: era la persona más equilibrada del mundo, con un maravilloso sentido del humor y ahora me do cuenta que era una persona sumamente modesta, porque he recibido muchas cartas de gente que le rinde homenaje y de profesionales del libro que dicen que era una autoridad en su campo y que comunicaba amablemente  su saber a todos cuantos recurrían a él. Si lo deseas podría mandártelas.

Lo he vuelto a leer, se hace en un momento, y lo he vuelto a disfrutar mucho y he vuelto a encontrar palabras maravillosas sobre libros y lecturas. Una pasión

2 thoughts on “84, Charing Cross Road de Helene Hanff

  1. Yo también lo tengo en un lugar especial en mi estantería. Lo he leído un par de veces. Y seguramente vuelva a releerlo en un futuro.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s