Poesía en la Universidad José Saramago de Ciudad Real

 

Asisto como alumna a las clases de la Universidad para mayores, José Saramago, de mi ciudad. Empecé el curso y ya casi finalizándolo tengo que decir que la experiencia ha sido muy buena.

Es un lujo poder asistir a estas clases que nos ofrecen, buenos profesores y clases interesantes, algunas más que otras, según la preferencia de cada uno.

Literatura, historia, derecho, informática, inglés, tres días en semana y unos horarios cómodos por la tarde.

Hoy hemos asistido a un recital de poesía, los de tercer año han elegido poesía de habla española y en el salón de actos han recitado unos cuantos alumnos y alumnas. Una tarde muy agradable llena de palabras armoniosas. Todo un lujo.

Entre los poemas que he escuchado, me ha encantado uno de José Saramago, que no conocía y que nos viene al pelo a todos los que estábamos allí. Sabias palabras del maestro José Saramago ¿Que cuántos años tengo?

 

¿Qué cuántos años tengo?

– ¡Qué importa eso !

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.

Hacer lo que deseo,

sin miedo al fracaso o lo desconocido…

Pues tengo la experiencia de los años vividos

y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!

¡No quiero pensar en ello!

Pues unos dicen que ya soy viejo

otros “que estoy en el apogeo”.

Pero no es la edad que tengo,

 ni lo que la gente dice,

sino lo que mi corazón siente

y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios

para gritar lo que pienso,

para hacer lo que quiero,

para reconocer yerros viejos,

rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir:

¡Estás muy joven, no lo lograrás!…

¡Estás muy viejo/a, ya no podrás!…

Tengo la edad en que las cosas

se miran con más calma,  

pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños,

se empiezan a acariciar con los dedos,

las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor,

a veces es una loca llamarada,

ansiosa de consumirse en el fuego

de una pasión deseada.

y otras… es un remanso de paz,

como el atardecer en la playa..

¿Qué cuántos años tengo?

No necesito marcarlos con un número,

pues mis anhelos alcanzados,

mis triunfos obtenidos,

las lágrimas que por el camino derramé

al ver mis ilusiones truncadas..

. ¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta,

sesenta o más! Pues lo que importa:

¡es la edad que siento! Tengo los años

que necesito para vivir libre y sin miedos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s