Cuatro hermanas de Jetta Carleton

Otro libro que leí hace tiempo y que conservo con mucho agrado. Son de esas lecturas que disfrutas enormemente por su frescura y por las buenas historias familiares con sus secretos y sus vaivenes. Yo la leí un verano y lo recuerdo con una sonrisa.

Jetta Carletton escribió solamente este libro a lo largo de su vida y que se convirtió en un bets seller en poco tiempo. Ella vivió con su familia y sus hermanas mayores en una granja. Esta historia refleja un poco esos recuerdos vividos en su infancia.

No había aún concluido el siglo XIX cuando mis padres, Matthew y Callie Soames, llegaron por primera vez a la granja. Recién casados, llevaban por todo equipaje una tetera, un colchón de plumas y un par de mulos. Más adelante, se fueron a vivir a una pequeña ciudad donde mi padre era maestro de escuela. A veces regresaban a la granja durante el verano, y al cabo de muchos años se quedaron definitivamente en ella.

A esa granja vuelven cada verano las cuatro hermanas; la mayor Jessica; Leonie es la más responsable; Mathy la más rebelde y la pequeña Mari Jo que abandonó la granja muy temprano. Las cuatro hermanas y los padres forman una familia típica. Pero cada verano fluyen recuerdos, misterios e historias que nunca se cuentan, pero que aquí vamos a saber mucho de ellas.

El padre es una figura muy bien tratada, es un maestro de escuela y es una figura reconocida en el pueblo.

Cuando eran pequeñas Mathew era Dios y el clima para sus hijas. Era omnipotente y estaba en todas partes: encasa, en la escuela, en la iglesia. No había lugar donde fueran en que el espíritu dominante no fuese el de su padre. Y, como la lluvia o el sol, el humor de su padre condicionaba todo lo que hacían.

Cuando estaba con más gente, se mostraba tan agradable como podía: se reía, contaba chistes y conversaba maravillosamente. Las señoras les decían a menudo: ¡Vuestro padre es un hombre estupendo!.

 Las descripciones de la naturaleza son frecuentes y llenas de belleza. La vida en elcampo queda bien reflejada en esta historia.

Por fin llegó la primavera, el aire se tornó cálido y a la tierra llegó la salvación. Los árboles florecieron de la noche a la mañana, el jardín se lleno de franjas verdes, y rábanos y junquillos invadieron la ciudad. En los prados, las vacas pastaban la hierva nueva, y su leche se hacía espesa y amarilla. A la mesa llegaron las verduras y las setas cogidas en los bosques. Las mujeres tendían la ropa blanca al sol y se entretenían charlando entre ellas comentando el buen tiempo.

Y como en toda buena historia, hay algo que no se cuenta y que forma la trama de esta bella novela. Las chicas crecen, salen de la granja y empiezan a hacer su vida. El padre sigue en su escuela, en la iglesia y la madre sigue al cuidado de la casa y de la estabilidad de la familia.

Pero ella es una mujer dinámica que no deja pasar nada de la vida, le gusta vivir cada cosa que se presenta. y la verdad es que en la granja no tiene muchas oportunidades.

Estaba trabajando en la cocina cuando un ruido en la parte delantera le llamó la atención. Deseando que fuera un vecino que pasaba por allí, corrió a ver. pero con alarma comprobó que un hombre extraño había cruzado la puerta del patio. Era un hombre de piel oscura, llevaba una ramita de ciclamor en el sombrero y cuando andaba se oía un tintineo…

Deliciosa historia.

Anuncios

4 thoughts on “Cuatro hermanas de Jetta Carleton

  1. Me encantó este libro, seguro que te lo he contado más veces, al principio no parece que vaya a ser tan impresionante, pero es una historia que se queda contigo mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s