4ª Etapa. Olveiroa-Cee

 

Ría de Cee
Ría de Cee

Nos despedimos de Olveiroa dando un  paseo, fotografiando esos preciosos hórreos que adornan el pueblo con una armonía silenciosa. Nos encantó conocer Olveiroa, uno de los lugares más bonitos del camino, aunque nos faltaba aún muchos kilómetros que recorrer y pueblitos que visitar.

IMG_20150603_171121090

Ya las agujetas iban desapareciendo, el cuerpo se hace a las caminatas diarias y nos levantamos dispuestas a llegar a Cee y ver el mar por primera vez en este andar por Galicia.

Empezamos con una buena subida, no nos extrañaba y ninguna cuesta nos suponía un gran esfuerzo, ya somos unas campeonas, el haber superado los primeros tres días y estar empezando el cuarto nos da esa tranquilidad de saber que podemos terminar con lo que nos falta.

Se hace camino al andar
Se hace camino al andar

Al  finalizar la subida llegamos a la bifurcación del camino; a la derecha dirección Muxía y a la izquierda a Fisterra. Nosotras decidimos seguir a Fisterra para finalizar en Muxía. Paramos en una bonita oficina de información y a pocos kms encontramos un restaurante donde paramos a tomar un café y comprar unos bocadillos para la comida.

Ya con la alegría de haber tomado algo seguimos, nuestro camino. El paisaje, como siempre, verde intenso, ríos de aguas cristalinas, cruceiros maravillosos. Las subidas eran tremendas, pero íbamos a hacer una parada en la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, para descansar y comer en el campo. Era un lugar con mesas y bancos, con la ermita a un lado, allí comimos a la sombra de un castaño y nos tumbamos en el suelo a descansar, era un placer estar allí a la sombra, pues el calor apretaba en esos momentos.

Parada en la ermita de Nuestra Señora de la Nieves
Parada en la ermita de Nuestra Señora de la Nieves

Seguimos caminando, eran las tres de la tarde y el calor era intenso, llegó un momento que nos quedamos casi sin agua en las botellas, pensando que encontraríamos algún lugar para reponer el agua, pero no fue así, lo pasamos un poco mal, pero ya cuando íbamos agotadas, Concha nos da una voz para decirnos que había una fuente. Una delicia, una fuente de agua potable cuando más nos hacía falta, descansamos un rato, rellenamos nuestras botellas y ya con otro aire seguimos.

La verdad es que esta etapa fue una de las más duras, el calor nos hizo mella, y la hora era la peor, nos retrasamos demasiado y el camino lo hicimos en el peor momento, nos animaba que ya no faltaba mucho.

20150604_083411_resized

¡Por fin vimos el mar! allá a lo lejos pero era el mar, una alegría grande, ya no faltaba casi nada, pero la bajada que nos esperaba fue lo peor. Más de dos kms de bajada impresionante, piedra suelta, calor y cansancio, pero los bastones nos ayudaron a bajar despacio y sin caídas. La vista de Cee nos ayudaba a sobrellevar el cansancio y el mar nos llegaba cada vez mas cercano. Fue tremendo, el primer bar que encontramos en el pueblo paramos para descansar y tomar algo fresco, todos los caminantes que nos encontrábamos nos saludábamos diciendo: “vaya bajada”.

IMG_20150604_095733464_HDR

Encontramos nuestro albergue frente al mar. Descansamos y nos dispusimos a dar una vuelta por el pueblo, el mar da una nueva vista a estos pueblos, nos encantaba. Cenamos en un buen restaurante y muy temprano nos fuimos a dormir.

Vistas desde nuestro albergue
Vistas desde nuestro albergue

Al día siguiente nos esperaba Fisterra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s