Verano caluroso en el patio de la abuela 2015

Verano en casa de la abuela

Tu voto:

Anuncios
Amanecer en La Mancha
Amanecer en La Mancha

Este verano lo recordaré por las altas temperaturas que no nos han dado tregua desde finales de junio a primero de agosto. Realmente un verano sofocante, con olas de calor que venían de África y que no dejaban resquicio para poder descansar a lo largo del día o de la noche.

También recordaré este verano por la violencia machista que ha imperado a lo largo y ancho de este país y que nos han dejado el corazón helado ante tanta maldad contra las mujeres por ser mujeres.

En fin, un mundo que cada vez lo entiendo menos, no se puede soportar ver los telediarios, ver como gente que huye de su país en guerra son gaseados en las fronteras para que no pasen, o ver las barcazas en el Mediterráneo llenas de gente a la deriva y que Europa mira para otro lado. La lista es interminable. Un verano caluroso y tremendo en noticias.

IMG-20150816-WA0012

Pero yo intento que los veranos en mi casa sean de descanso para mis hijos y nietos y así año tras año, mi casa abre sus puertas para que vayan llegando a pasar unos días conmigo. Todo un lujo poder participar con mis nietos estos días de baños y cenas en el patio.

20150817_111459_resized

Este año ha tenido algo especial, Valentina de año y medio, ha sido la protagonista del verano. Ella que todo lo invade con su personalidad y su carácter, nos ha hecho olvidar todo lo que pasa fuera, ni telediarios hemos visto, solamente PocoYo que es lo que más le entusiasma a ella. Nada más terminar un episodio y sin darnos tiempo a nada ella dice “más, mas”, y yo vuelvo a ponerle otro episodio. Verla reírse y disfrutar con esos dibujos maravillosos es todo un lujo.

20150812_202308_resized_1

Valentina

Una semana deliciosa con Valentina, antes de marcharse, llegaron mis otros nietos; Frida y Arturo  de 9 y 5 años, ellos son hermanos y venían deseando ver a su prima Valentina, aunque la verdad es que Arturo que es el informático de la casa, le da un beso y pasa directamente a coger un Ipad y ponerse a jugar, las nuevas tecnologías que para ellos es la normalidad.

Un fin de semana estupendo con mis tres nietos y mis hijos por casa.

Mis lecturas quedan casi aparcadas para tiempos más tranquilos, aunque de rato en rato, he seguido la lectura de “Cien años de soledad” que vuelvo a leer en compañía de mi hija Fátima, cada una por su lado pero de vez en cuando intercambiamos opiniones sobre esta lectura alucinante.

IMG_2308

Leo

Con Frida y Arturo hemos visitado la feria de agosto, ellos locos por ir a talleres de pintura, o de cualquier cosa, en el parque o asistir a cuenta-cuentos o canciones infantiles, no se cansan. Ver la felicidad en sus caras es el mejor resultado de esas horas que pasamos bajo el sol de justicia de este verano.

Así vamos pasando estos días de nietos, para mi es el mejor tiempo que paso con ellos. Estos días los disfrutamos, y yo veo como crecen y se hacen mayores. Este año ha sido Frida la que ya es toda una mujercilla. Nos fuimos un día a comprar una revista de sus cantantes preferidos, la ilusión que le hizo fue tan grande que se pasó todo el día con la revista bajo el brazo, leyendo y enseñándonos la cantidad de fotos y de curiosidades que tenía que leer. Yo recordé  cuando mis hijas compraban esas revistas y empapelaban sus habitaciones con posters de todos los cantantes de la época. Ahora es mi nieta la que me hace recordar esos tiempos.

IMG-20150817-WA0016

Y ya a finales de agosto llega el mayor de mis nietos, Leo, 11 años y unas piernas que le salen por todos sitios. El viaja todo el verano, campamentos, viajes, un verano que no ha parado, pero luego pasa una semana aquí en casa de la abuela. Ya no es un niño es un adolescente aunque con cosa de niño, él tiene un montón de amigos en el patio desde hace muchos años, y se reúnen todo el día. Para ellos el verano en casa de la abuela es el patio, la piscina, las cenas con todos sus amigos y amigas reunidos.

IMG-20150712-WA0021

Son días de pocas normas, algunas las olvidamos totalmente, como los horarios, se come cuando uno sube  de la piscina y se duerme cuando los párpados ya no pueden más, son pocos días donde ellos disfrutan de las no normas, luego  sus padres se encargan de normalizar sus vidas.

Otro verano más que me hace recordar cuando Leo no sabía nadar y eran sus primeros baños, ahora hace surf; cuando Frida era un bebé con chupete y su madre se lo quitó un verano, ahora es toda una adolescente; cuando Arturo con dos años ya era un apasionado de los juegos y ahora que aún no sabe leer maneja el Ipad mejor que yo, y Valentina que con apenas año y medio, no deja nada quieto y quiere hacer lo mismo que hacen sus primos, con una energía que derrota a todos a su alrededor.

Un verano más donde se mezcla la tristeza de las cosas que pasan en el mundo y la felicidad de las pequeñas cosas, la vida misma.

IMG-20150816-WA0019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s