La ruta del Quijote de Azorín

La ruta del Quijote

Tu voto:

Anuncios

 

 

 

El director del diario El Imparcial, D. José Ortega Munilla, le encargó a Azorín, allá por el año 1905, y coincidiendo con el tercer centenario de la publicación de la  primera parte del  Quijote, que hiciera un viaje a La Mancha y recorriera los pueblos más cervantinos, como Argamasilla de Alba, Ruidera, Alcázar de San Juan, El Toboso y Puerto Lápice.

Todas las cosas son fatales, lógicas, necesarias; todas las cosas tienen su razón poderosa y profunda. Don Quijote de la Mancha había de ser forzosamente de Argamasilla de Alba. Oídlo bien; no lo olvidéis jamás: el pueblo entero de Argamasilla es lo que se llama un pueblo andante. Y yo os lo voy a explicar.

Dicen que al escritor no le hizo mucha gracia, recorrer polvorientos caminos en carro o en mulo, y pasar días en pensiones no muy cómodas. Pero al fin lo convencieron y así empezó un viaje que lo transformó en 15 crónicas para el diario el Imparcial.

Cueva de Medrano

Fuera, la plaza está solitaria, desierta; se oye un grito lejano; un viento ligero lleva unas nubes blancas por el cielo. Y salimos de este casino; otra vez nos encaminamos por las anchas calles; en los aledaños del pueblo, sobre las techumbres bajas y pardas, destaca el ramaje negro, desnudo, de los olmos que bordean el río. Los minutos transcurren lentos; pasa ligero, indolente, el galgo gris, o el galgo negro, o el galgo rojo. ¿Qué vamos a hacer durante todas las horas eternas de la tarde? Las puertas están cerradas. Y de nuevo el llano se ofrece a nuestros ojos, inmenso, desmantelado, infinito, en la lejanía. 

Parece que llegó a la estación de Alcázar de S. Juan y de ahí se fue  Argamasilla de Alba, porque él pensaba que en la Cueva de Medrano fue donde realmente Cervantes fue apresado y allí empezó su gran libro.

Él vivía en una pensión en la plaza de Argamasilla y todos los días iba al casino y luego se juntaba con los Académicos en la Botica, que está en una esquina de la misma plaza.

Yo no he conocido jamás hombres más discretos, más amables, más sencillos que estos buenos hidalgos, don Cándido, don Luis, dos Francisco, don Juan Alonso y don Carlos . Cervantes al final de la primera parte de su libro, habla de los Académicos de Argamasilla. Estos se pueden considerar como los actuales académicos de Argamasilla. Son las diez de la mañana; yo me voy a casa de don Cándido. Don Cándido es clérigo; don Cándido tiene una casa amplia, clara nueva y limpia; en el centro hay un patio con un zócalo de relucientes azulejos; todo en torno corre una galería. Y cuando he subido por unas escaleras, fregadas y refregadas por la aljofifa, yo entro en el comedor.

En la Botica se juntaban a charlar sobre lo humano y lo divino y cómo no de Argamasilla y si Cervantes estuvo allí o no.

Dicen ahora los eruditos que no estuvo encerrado en ella Cervantes.

Yo no sé con entera certeza si dicen tal cosa los eruditos; mas el rostro de don Cándido se llena de sorpresa, de asombro, de estupefacción.

¡Jesús! ¡Jesús!, exclama don Cándido llevándose las manos a la cabeza escandalizado. ¡No diga usted tales cosas, señor Azorín! ¡Señor, señor que tenga uno que oír estas cosas tan enormes!  ¡Si se ha dicho que Cervantes era gallego!

¿No, no, por Dios! ¡No, no, Señor Azorín! ¡ Llévese usted a Cervantes; lléveselo usted en buena hora; pero déjeme usted a Don Quijote

La Venta de Puerto Lápice

 Azorín se fue a Puerto Lápice en un destartalado carro y con Miguel, su guía. Me encanta como describe este inmenso paisaje y después de todo el día con el traqueteo llegaron a Villarta de San Juan, allí hicieron noche. Y de Villarta a Puerto Lápice.

Y salimos La venta está situada a la salida del pueblo; casi las postreras casas tocan con ella. Más yo estoy hablando como si realmente la tal venta existiese, y la tal venta, amigo lector no existe.

Sigue la historia que Azorín fue escribiendo a lo largo y ancho de estas tierras cervantinas que mirando  en los años que vino, esta mi tierra, no sería muy agradable pasearla en carro.

 Pero Azorín tenía que pasearlas y escribirlas y así lo hizo. de Puerto Lápice salieron para Ruidera.

Las andanzas y desventuras, calamidades y adversidades de este cronista es posible que lleguen algún día a ser famosas en la historia. Después de las veinte horas de carro que la ida y la vuelta a Puerto Lápice supone, hétenos aquí ya en la aldea de Ruidera, célebre por las lagunas próximas, aposentados en el mesón de Juan, escribiendo estas cuartillas.

Las Lagunas de Ruidera

El Libro es un lujo poder leerlo y disfrutarlo. Si después de esto paseáis por estos pueblos y estos paisajes, creo que La Mancha cervantina os quedará en el corazón. Así pasó con gente muy querida para mí y que después de un paseo por estas tierras, siempre las recuerdas.

Así habla Cervantes de las Lagunas de Ruidera en el libro

La cual, con vos, y conmigo, y con Guadiana, vuestro escudero, y con la dueña Ruidera y sus siete hijas y dos sobrinas, y con otros muchos de vuestros conocidos y amigos, nos tiene aquí encantados el sabio Merlín ha muchos años; y, aunque pasan de quinientos, no se ha muerto ninguno de nosotros: solamente faltan Ruidera y sus hijas y sobrinas, las cuales llorando, por compasión que debió de tener Merlín dellas, las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de la Mancha, las llaman las lagunas de Ruidera; las siete son de los reyes de España, y las dos sobrinas, de los caballeros de una orden santísima, que llaman de San Juan. Guadiana, vuestro escudero, plañendo asimesmo vuestra desgracia, fue convertido en un río llamado de su mesmo nombre; el cual, cuando llegó a la superficie de la tierra y vio el sol del otro cielo, fue tanto el pesar que sintió de ver que os dejaba, que se sumergió en las entrañas de la tierra; pero, como no es posible dejar de cudir a su natural corriente, de cuando en cuando sale y se muestra donde el sol y las gentes le vean.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s