El viaje del elefante de José Saramago

Un grupo de amigas lectoras, nos reunimos en una bonita librería/cafetería de mi ciudad, “La Madriguera“, para hablar de un libro que hemos leído, es una especie de club de lectura pero entre amigas y sin casi normas, solamente leer y comentar.

El primer libro que nos leímos y que nos encantó a todas es “La ridícula idea de no volver a verte” de Rosa Montero y el siguiente que ya lo hemos leído y que nos reuniremos en estos días, es éste que traigo a mi blog.

Tengo que decir que no he leído muchos libros de Saramago y que no es de mis escritores favoritos, pero este libro me ha encantado, me ha divertido  y, como siempre me pasa, he viajado lentamente a lomos de este elefante.

Tiene parte histórica y lo demás lo dejamos a la imaginación del escritor. Salomón es un elefante que no sabemos por qué vive en Lisboa en la Torre de Belén al cuidado de su cornaca Subhro, allí pasan sin pena ni gloria los días, hasta que el rey, de Lisboa, Juan III piensa que debe hacer un regalo a su primo, el archiduque de Austria, Maximiliano, con motivo de su boda con Carlota hija de Leopoldo I de Bélgica.

El elefante, gritó la reina.

Hace más de dos años que ese animal llegó de la India, y desde entonces no ha hecho otra cosa que comer y dormir, el abrevadero siempre lleno de agua, forraje a montones, es como si estuviéramos sustentando a una bestia que no tiene ni oficio ni beneficio.

A Juan III le preocupa el gasto que le producía ese elefante y otra preocupación era el regalo que quería hacer a su primo. Consulta con su mujer y se le ocurre que un regalo muy original sería mandarle el elefante con su cornaca. La idea la pareció fantástica y se ponen manos a la obra.

Salomón no tiene ni idea de lo que le espera, el caballerizo mayor, emisario de su destino, cabalga hacia Valladolid, ya repuesto del mal resultado de la tentativa de dormir a lomos de su caballo y el Rey de Portugal, con su reducida comitiva de secretarios y pajes, está llegando a la playa de Belén, enfrente del monasterio de los Jerónimos. Dando tiempo al tiempo, todas las cosas del universo acabarán encajando.

Así empieza este cuento delirante; empiezan a preparar al elefante, su comida, el agua, la gente que le acompaña y el elefante con Subhro encima, contemplando esta locura. Tenían que llegar hasta Valladolid donde se encontraba Maximiliano y  el viaje hasta Austria sería cosa de ellos.

Alteza, permitidme que os presente al cuidador de Salomón, señor hindú, le presento al Rey de Portugal, Don Juan el Tercero, que pasará a la historia con el sobrenombre de el piadoso, dio orden a los pajes de que entrasen en el vallado e informasen al inquieto cornaca de los títulos y cualidades del personaje de barbas que le estaba dirigiendo una mirada severa, es el Rey.

El viaje se realiza lentamente, todos tienen que ir al paso del elefante. Cuando llegan a Valladolid, todo el mundo sale a ver a ese animal mítico y que nunca habían visto. Así Maximiliano y su esposa se encuentran muy orgullosos del presente que tanta admiración despierta en la gente. Para hacerlo más suyo le cambia el nombre en vez de Salomón se llamará Soliman y al cornaca también le cambia el nombre por Fritz, cosa que no le hace gracia al cornaca.

Así responde  el cornaca a la pregunta de qué iba a hacer en Austria.

Probablemente lo mismo que en Lisboa, nada importante, respondió Subhro, le darán muchas palmas, saldrá mucha gente a la calle, y después se olvidarán de él, así es la ley de la vida, triunfo y olvido. No siempre a los elefantes, y a los hombres siempre, aunque de los hombres yo no debo hablar, no dejo de ser un hindú en tierra que no es suya, pero por lo que sé, sólo un elefante ha escapado de esa ley.

Así nos va llevando esta caravana por tierras castellanas, hasta Italia y de allí a Austria. El camino sirve de reflexión a todos, y de vez en cuando un milagro para darle al elefante ese sentido milagrero.

Al  final del libro nos explican como empezó este libro.

Gilda organizó una cena en el restaurante El Elefante en la ciudad de Mozart  para que este escritor pudiera preguntar ¿Qué figuras son esas?  Las figuras eran unas pequeñas esculturas de madera puestas en fila, la primera de ellas, de derecha a izquierda, era la Torre de Belén de Lisboa. Venían a continuación representaciones de varios edificios y monumentos europeos que manifiestamente anunciaban un itinerario. Me dijeron que se trataba de el viaje del un elefante que en el siglo XVI,  exactamente en 1551, siendo Rey Juan III fue conducido desde Lisboa hasta Viena. Presentí que ahí podía haber una historia.

Saramago escribió este libro ya enfermo, pero lo pudo terminar.

Anuncios

5 thoughts on “El viaje del elefante de José Saramago

  1. Que alegría!!!! Me da gustó saber que vienes a México!!! Por supuesto me daré tiempo para verte!!! te mandaré un correo electrónico para darte el número del móvil. Espero siga siendo el mismo.

    Saludos y un inmenso abrazo!!!

  2. Me gusta eso de juntarse con amigas, y amigos, para comentar un libro…en una cafetería habitual…con algo que beber y con mucha ilusión por trasladar y escuchar ideas, pensamientos distintos, imágenes, sugerencia…a veces necesitamos de esos toques de amistad que se dan de forma certera cuando se juntan grupos de personas…
    Yo también pertenezco a un grupo de “juntarme para hablar de algún libro”. Es un poco anárquico, porque nos damos mucho tiempo para terminar y para intentar vernos…Ya que lo importante son las personas que nos reunimos…
    Y qué bien invitar a Saramago a este encuentro…quizá como un contertulio más.
    No he leído mucho de él…me avergüenza decirlo, porque cuando leo algo suyo suelto…de por ahí…me atrapa para no dejarme salir. Pero luego, no le he buscado.
    Algún día prometo encontrar tiempo para ello.
    Un placer pasar por aquí…muy agustito, Teresa. Espero que estés pasando un feliz verano.

  3. Siempre es un placer verte por aquí, así son nuestras reuniones, sin nada estipulado, pero yo creo que esto va a durar en el tiempo. Saramago no es un escritor fácil, empezando porque en este libro no pone ni puntos ni comas ni mayusculas con lo cual ya te cuesta, pero luego te vas metiendo y ya haces el camino entero. Si te animas a leerlo no te arrepentirás. Un abrazo. Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s