Charlotte de David Foenkinos

Charlotte Salomón pintora

Tu voto:

Anuncios

Leí “La delicadeza” de este mismo escritor, un libro dulce con una historia curiosa. Cuando vi la reseña de este libro en un diario, me interesó extraordinariamente la vida de esta chica que intentó salvarse de una vida trágica a través del arte.

Foenkinos cuenta que le fascinó cuando descubrió sus cuadros y se puso a investigar la vida de esta joven alemana que vivió una intensa vida y murió en un campo de concentración a los 26 años. Pero en esos 26 años dejó una gran obra pictórica además de escritos y música.

Charlotte Salomón nace en Alemania, en una familia con tendencia a suicidios.Una tía suya con su mismo nombre se tiró por un puente. Años después la madre de Charlotte también se suicidó. Su padre protegió a esa niña y nunca le dijo como murió su madre.

¿Cuáles son los primeros recuerdos de Charlotte?

¿Olores o colores? Lo más probable es que sean notas. Las melodías que le cantaba su madre.

Franciska tiene voz de ángel y se acompaña al piano. Desde su más tierna edad, a Charlotte le arrulla el piano.  Así transcurren sus primeros años, al compás de la música.

En esa vida de soledad, en Alemania los nazis empezaban a estrechar fronteras, ella huye a Francia y llega a un pueblo del sur donde sus abuelos la acogen. En ese oasis de paz ella pinta sin parar, es su vida, ella plasma todo en los lienzos que guarda con esmero.

Anuncian continuamente nuevas medidas humillantes. En el colegio, piden una partida de nacimiento de los abuelos. Algunas chicas descubren que tienen ascendencia judía.

Tardan una fracción de segundo en convertirse en proscritas. Sangre impura. Hay madres que prohíben a sus hijas tener trato con judías. Otras se indignan. Hay que unirse y oponerse a los nazis, protestan. Pero es peligroso decir eso. Así que lo dicen cada vez más bajo.

Los nazis siguen avanzando por Francia y ella teme por su vida. Conoce a un joven y se casa con él, queda embarazada y se van a vivir a una pequeña casa en el pueblo. El cerco se va haciendo cada vez más estrecho,  y ella teme por su vida y por su obra. El médico de la familia, que es amigo suyo, le guarda toda su obra.

Por el camino de vuelta, respira muy hondo. Ese día nace su obra ¿Vida? o ¿Teatro?.

Mientras anda, piensa en las imágenes de su pasado. 

Para sobrevivir, tiene que pintar su historia. Es la única salida. Se lo repite una y otra vez.

Tiene que devolverles la vida a los muertos. Se detiene en esa frase.

Un chivatazo de un vecino hace que los nazis la encuentren y la lleven al campo de concentración de Auschwitz, allí muere a los 26 años.

Lo único que necesita es un poco más de tiempo. Tiempo para abrirse a la felicidad. Tiempo para admitir que su vida puede llegar a ser dichosa. Con un hombre y un hijo. ¿No es maravilloso?

Impresionante vida. Foenkinos escribe este libro como en verso. Recibió el premio Renaudot y lleva vendido 400.000 ejemplares.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s