Paseos por Londres de Virginia Woolf

Un paseo por Londres con Virginia Wolof

Tu voto:

Anuncios

Qué suerte tengo de haber encontrado este delicioso libro. El otro día Mónica una de las amigas que nos juntamos a leer, lo llevaba en el bolso, cuando lo vi no pude más que pedirle que me lo dejara cuando lo terminara. Ya digo una delicia. Virginia Wolf, nació en Londres en el año 1882; después de una enfermedad se suicidó tirándose al río Ouse, cerca de su casa de campo, murió el 28 de marzo de 1941.

Virginia Woolf nació el mismo año en que murió Charles Darwin, 1882, y se suicidó pocos meses antes de que el cielo de Londres volviera a incendiarse con el segundo bombardeo de la Luftwafe, 1941. Cincuenta y nueve años de historia que quedaron gravados en sus libros y diarios. 

Virginia Woolf escribió ensayo y novela. Con su libro “Una habitación propia” reflexiona sobre la condición femenina y la relación de las mujeres con el arte y la literatura.

Este libro que tengo entre manos, como su título dice, es un paseo tranquilo, muy sugerente por su ciudad, Londres, sus calles, sus plazas, la gente que pasea, por los parques.

Oxford Street, huelga decirlo, no es la calle más distinguida de Londres. Sin embargo a medida que se avanza hacia el atardecer y mientras se pasea entre luces artificiales, montones de seda y relucientes ómnibus aumenta la sensación de que una apuesta de sol eterna baña Marble Arch, y la estridente,  vulgar y enorme cinta de Oxford Sreet se muestra fascinante. Es como el lecho pedregoso de un río, cuyos cantos rodados se ven pulidos por un espejeante corriente.

El libro está primorosamente editado, capítulos sobre Londres, frases que recogen de otros libros de Virginia Woolf, contexto histórico de los años en que vivió , fotos de ella y de su entorno, una foto de su habitación, una delicia, ya digo.

Así pues, cuán preciosa es una calle de Londres, con sus islas de luz y sus largas matas de oscuridad, y en una acera tal vez encontremos algunos espacios salpicados de árboles y poblados de hierba, donde la noche se repliega sobre sí misma para dormir plácidamente. Al pasar al lado de la verja de hierro, uno siente esos leves crujidos y susurros de hojas y ramitas que parecen intuir el silencio de los campos de  todo alrededor, el ulular del búho y, muy a lo lejos, el traqueteo de un tren en el valle.

Londres con sus librerías, la ceremonia del té, el río Támesis, sus grandes monumentos, todo lo que esta ciudad era , Virginia Woolf la amaba y la disfrutaba en esos largos paseos recorriendo parques, calles, librerías o sentándose en un banco a contemplar la gente pasar y escuchar lo que decían.

Olor a madera, tinta y papel, caserones eduardianos, con escaleras quejumbrosas y luminosas claraboyas…, Londres sigue siendo libresco y bibliófilo. Es Claring Cross Road y sus calles adyacentes las que trazan una geografía llenas de tesoros para los amantes de la lectura. 

Los libros de segunda mano son libros salvajes, sin hogar; se han unido como aves de plumas abigarradas, y poseen un encanto del que carecen los volúmenes domesticados de la biblioteca.

Estuve en Londres hace unos meses, callejeé sus calles, sus parques y todo lo que la guía me iba diciendo; ahora con este libro he disfrutado serenamente ese mismo viaje de la mano de Virginia Wolf. Se me han quedado muchas cosas sin conocer de esa ciudad que he visto en este libro. Nunca se descarta una segunda vuelta a Londres.

 

One thought on “Paseos por Londres de Virginia Woolf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s