Distintas formas de mirar el agua de Julio Llamazares

Historia de los pueblos anegados por la construcción de los pantanos

Tu voto:

Anuncios

En 1968  unos cuantos pueblos de la provincia de León fueron anegados de agua, entre ellos Ferreras y Vergamián. El padre de Julio Llamazares era maestro en Vergamián y Julio vivió esa experiencia en primera persona, tuvieron que emigrar de allí para buscarse la vida.

Llamazares nos cuenta qué le pasó a una familia del pueblo de Ferreras, una familia formada por el matrimonio y sus cinco hijos que, como ellos, tuvieron que dejar el pequeño pueblo para volver a empezar en otro lugar.

La familia de Domingo tuvo que abandonar  Ferreras para instalarse en un pueblo de colonización donde siempre se sintieron extraños, allí trabajando duro criaron a sus hijos que todos ellos tuvieron más oportunidades que sus propios padres.

Teresa, que es la mayor, tenía apenas dieciséis años. Fue a la que más le costó dejar atrás nuestra casa y a las gentes de Ferreras para siempre, pues por su edad era la más conscientes de todos. José Antonio y Virginia, más pequeños, permanecieron en silencio varios días, y le ocurrió lo mismo a Agustín.

A la muerte del padre de familia, Domingo, se reúnen toda la familia para llevar sus cenizas al pueblo donde nacieron, ahora anegado por las aguas. Allí hijos, nietos, yernos y demás parientes reflexionan sobre el difunto, la vida que llevaron allí, y sobre todo del destierro que marco la vida de todos ellos.

¿Puedes regresar a un lugar del que nunca te marchaste? La gente no sabe muchas veces lo que debajo del agua se oculta ni la historia que se borró para siempre con la demolición del último de los pueblos que aquí existieron. De ahí que algunos exclamen mientras lo contemplan: ¡Qué bonito! y qué triste, añado yo. 

Durante cuarenta cinco años Domingo nunca volvió a hablar de Ferreras, ni de Valentín un hijo que murió allí y allí quedó. Cada capítulo del libro lleva el nombre de uno de los familiares de Domingo y sus reflexiones.

El mismo me contó como fue su vida desde que, siendo un niño, comenzó a trabajar comenzó a trabajar con sus padres, antes con sus tíos,  en otra aldea cercana que también se anegó, hasta que se fue de aquí con cuarenta y cinco años y cuatro hijos pequeños para empezar una nueva vida en otro lugar. En el medio hubo de todo: el hambre de la posguerra, la mili en África y el regreso al pueblo, la boda con mi suegra y el nacimiento de sus cinco hijos, el mayor de los cuales murió con sólo dos años.

Hablan de las montañas que rodeaban el pueblo, del campo de la naturaleza, de como sus padres no aceptaron nunca el marcharse de allí.

La primera vez que las vi tendría seis o siete años y, como a mis hermanos, me sobrecogió mirarlas. Sabía que eran más grandes, que sus perfiles silueteaban el valle entero pero también el cielo, fundiendo ambos en el embalse, porque mi padre me lo había contado muchas veces, mi madre hablaba de otras cosas: de las casas sumergidas y arruinadas de Ferreras o de la iglesia de Vergamián, cuya torre asomaba en ocasiones mientras se mantuvo en pie. Ni en sueños podría pintar un paisaje como este, tan hermosos y tan desolador a un tiempo. 

Y así habla su nieta:

Pero, cuando le cogía cariño, era el hombre más generoso del mundo. Te daba todo lo que tenía, y más si eras su nieta, como yo. Y la primera, además. Aunque seguramente el hubiera preferido un nieto para enseñarle a conducir el tractor y a labrar la tierra, conmigo fue un verdadero abuelo, paciente y tierno a la vez.

Un verdadero placer leer esta novela, llena de recuerdos, de nostalgia por una vida perdida, de reencuentros familiares donde permanece el recuerdo del abuelo, un hombre honesto que amaba su tierra hasta el infinito.

¡Cuánto los eché de menos y cuánto añoré aquel pueblo recién construido desde la nada pero que para mí era el mejor del mundo! Y, sobre todo, cuánto añoré a mis padres y especialmente a este hombre al que hoy despedimos aquí y que para mí fue una referencia siempre por su honradez y su laboriosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s