Otro verano en casa de la abuela, 2017

Veranos en casa de la abuela

Tu voto:

Anuncios

 

Otro verano más disfrutando de mi familia y viendo crecer a mis nietos, todo un lujo que disfruto a lo largo de estos meses con todos ellos.

Un verano caluroso, muy, pero que muy caluroso, empezó temprano, ya en mayo sufrimos olas de calor y así ha seguido sin darnos tregua; en  estos meses no hemos visto ni una nube, ni una gota de lluvia, solamente un calor insufrible. Hoy ya mitad de septiembre, tengo que decir, que parece, que el tiempo baja sus humos y los termómetros bajan sus temperaturas, ¡menos mal! porque ya estábamos bastante preocupados con la sequía, en algunos lugares, o los ciclones que azotan las costas de EE.UU, de India o de cualquier lugar del mundo, pienso que la naturaleza nos está mandando mensajes a un mundo de oídos sordos.

Y el verano se paralizó, porque se nos heló la sangre, con el atentado en Las Ramblas de Barcelona, ese día, tantas preguntas sin respuestas, tanto dolor causado en unos minutos, tanta gente joven con tanto odio, en fin, el verano parece que se oscureció a partir de esa noticia.

Pero como la vida sigue, y así debe ser, en mi casa empezaba a ir y venir mi familia y como la vida tiene estos momentos terribles también tiene otros momentos maravillosos; mi hija María espera su segundo hijo, Darío, que nacerá en el mes de octubre, así que ha pasado varios días por casa, donde ha descansado y ha disfrutado con su familia del patio y de la piscina.

Cuando se juntas los primos y así ha sido en algunos momentos de este verano, es lo mejor, porque ellos se reencuentran y los días no tienen horas para jugar, disfrazarse, inventar y sobre todo pasar horas en la piscina.

Frida se pasó por aquí una semana, ella sola, que es lo que más le gusta, así podemos hacer las dos lo que queremos; por las mañanas aprovechábamos para irnos al centro y ver tiendas, en esta época del año hay muchas rebajas y se puede comprar a buen precio, ir a tomar un helado o aprovechar para ir al cine, así hemos pasado estos días y por la tarde en la piscina. Siempre aprovechamos esos ratos para leer, este año yo le dejé “Juan Salvador Gaviota”.

Arturo, el hermano de Frida se vino este año por primera vez, solo a pasar una semana conmigo; la verdad es que se portó muy bien y como compartió unos días con su prima Valentina, lo pasaron genial. Una de las cosas que les gustan a todos ellos es que les compre unos sobres sorpresas que venden en los quioscos, no es nada especial, pero a ellos abrir esos sobres les parece fascinante, así que una mañana con un sol de justicia sobre nuestras cabezas, nos fuimos de quioscos, al paso de los riegos en los jardines se iban refrescando hasta quedar empapados, así el paseo fue más llevadero.

Los fines de semana coincidimos todos, varias veces, esos días son de un jaleo extraordinario, pero Fátima que nos organiza fenomenal, y sus hermanas son las encargadas de que todo funcione. Es raro coincidir todos, así que cuando eso pasa, los primos conviven y los hermanos se reencuentran.

Va pasando el mes de julio y ya todos se van de vacaciones a diferentes lugares, hasta que a mitad de agosto vuelve María y su familia, unos días más para descansar y disfrutar de esta ciudad pequeña, donde parte de sus vidas transcurrieron aquí, se ven con amigos y disfrutan de una vida sin ajetreos. Como empezaba la feria, una noche nos fuimos a disfrutar con Valentina, ella era la primera vez que iba ¡y como lo disfrutó! y nosotros con ella, se montó en los cacharritos, todo le gustaba, ya al finalizar la noche le compré una barita mágica llena de luces,me recordaba cuando yo y mis hermanas éramos pequeñas y mis padres nos llevaban a la feria, ¡qué recuerdos!

Así, entre calores, y diversión la vida pasa en mi casa, nunca somos ajenos al dolor que sabemos y sentimos que nos rodea, pero los niños son la magia de esta vida y yo quiero disfrutarla año a año. 

Finalmente nos fuimos todos a Madrid, mi nieto Leo se marcha a Canadá todo este curso y su padre y Sonia le hicieron una fiesta sorpresa con sus amigos y su familia; está tan mayor… él fue el primero que vino a pasar unos días en el verano a mi casa, aquí aprendió a nadar, hizo amigos y amigas, jugaban todo el día en el patio y disfrutaba enormemente esos  días en casa de la abuela, ahora ya se marcha a vivir una gran experiencia, un año entero fuera de su familia, realmente una gran aventura.

Y como siempre, cuando estamos en Madrid aprovechamos para hacer algo, no nos dio mucho tiempo, pero antes de coger el tren de vuelta a casa, nos fuimos a pasear al Retiro, un paseo estupendo con buenas temperaturas y disfrutando de esos jardines preciosos.

Y ya de vuelta a casa, ahora sí parece que el verano termina, cada uno de mis nietos se preparan para el colegio y de nuevo a empezar un nuevo curso lleno de novedades para todos ellos. Yo espero hasta el verano que viene para revivir estos momentos familiares y veraniegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s