Recuerdos de un jardinero inglés de Reginald Arkell.

Otro bonito regalo de estas Navidades pasadas; para mí no hay regalo mejor que un libro, la sorpresa de recibirlo y ver qué libro es, me transforma en una niña llena de curiosidad.

A primera, vista me encantó por la portada tan inglesa, se adivina una historia de jardines, jardinero, flores, muchos cuidados y mucha paciencia. Todo esto nos presenta este libro y, en estos momentos tan duros que vivimos, sumergirte en esta historia es un lujo. Es como un bonito paréntesis entre noticias durísimas y la vida cotidiana, de golpe te sumerges en un precioso jardín inglés en la primera mitad del siglo XX.

Pinnegar no era lo que se dice un hombre religioso. Sólo cuando se sentía profundamente conmovido se acordaba de su creador. Esas ocasiones eran infrecuentes y, por lo general, tenían que ver con la horticultura. El bienestar espiritual del ser humano era cosa del párroco, pero un árbol que sufría un hongo parásito era harina de otro costal.

Rosa rojas

Herbert Pinnegar, un niño solitario con una pequeña cojera, que no le impedirá realizar lo que más le gusta en esta vida, los jardines y las flores silvestres.

Desde su casita al fondo del jardín, que cultivó amorosamente a lo largo de su vida, él va desgranando todos sus recuerdos, sus afanes, todos las emociones que le producía cuidar el jardín, así como la llegada de la guerra y la destrucción de todo, también del jardín.

Siempre había algo que hacer: regar un poco, quitar malas hierbas, una trepadora que se había desprendido de un muro… lo más difícil era mantenerse apartado. No quería que la gente pensara que estaba holgazaneando por donde no lo necesitaban, de suerte que revoloteaba como un fantasma, y muchas veces el señor Addis, que había anotado por la noche algo que tenía que hacer, descubría por la mañana que los duendes ya habían estado allí.

Su maestra será la primera persona que le enseñará todo lo relacionado con las flores, en los paseos que daban sobre un canal de aguas del Támesis, que recorrían a pie viendo y aprendiendo los nombres de cada flor silvestre.

Amapolas

Hasta que se presentó a un concurso anual de flores del condado apoyado por Charlotte Charteris, dueña de la mansión más importante del condado, donde Herbert hacía trabajos en el jardín.

Estos se podía aplicar en particular a las flores de primavera, a las que los vientos de marzo maltrataban y las lluvias de abril salpicaban de barro, Bert tenía la teoría de que mientras que los narcisos semisilvestres podían cuidarse solos, la variedad que se cultiva en los jardines, había que recogerla en cuanto los capullos mostraban un poco de color y meterlos en casa. Entonces es cundo se les suba partido”

Al ganar el concurso, entra a trabajar como jardinero jefe en la mansión de Charlotte y la vida le cambia absolutamente.

La relación que mantiene a lo largo de su vida con la dueña de la casa, su trabajo minucioso y lleno de paciencia y tesón para conseguir ese precioso jardín, llena toda su vida. Cuando la guerra acecha, todo se aniquila, todo el trabajo queda anulado, para volver a rehacerlo.

Juntos habían trabajado y planificado hasta que el jardín de la mansión se convirtió en uno de los lugares de exposición del país. Iba gente desde la otra punta de Inglaterra e incluso desde los Estados Unidos…. algo así no podía durar mucho. Por segunda vez en un cuarto de siglo, el señor Pinnegar se encontró una mañana con que el suelo de su pequeño mundo se había hundido bajo sus pies. Una vez más Gran Bretaña estaba en guerra y los jardines eran irrelevantes, a menos que los vieras como un sitio donde cultivas calabazas o a modo de hospital para la tristeza.”

Un disfrute la lectura de esta sencilla historia, llena de dalias, buganvillas, narcisos, crisantemos, campanillas, tulipanes que llenan de fragancias y colores las páginas de este precioso libro.

Jardín inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s