Una letra femenina azul pálido de Franz Werfel

Historia de una carta

Tu voto:

Anuncios

 

 

El otro día llevé este pequeño libro para comentarlo, en el programa de radio, de la cadena SER “Libros en el aire” en el que cada semana comento un libro; lo compré en el año 1994, ¡ya ha pasado el tiempo! y lo compré porque el título me gustó, claro que no solamente compro libros por los títulos, leyendo la contraportada me convenció esta preciosa historia.

Situada en Viena en el año 1936, León, un alto funcionario del Ministerio de Educación, casado con una rica y bella dama, vive los años más esplendorosos de su vida.  Él viene de una humilde familia y con su esfuerzo ha llegado a un puesto importante, no se puede quejar, es más, está satisfecho con su vida sin mirar para atrás.

Qué agradable, pensó León, iré andando a la oficina. Y volvió a sonreír. Pero esta vez fue una sonrisa extrañamente ambigua, entusiástica y burlona a la vez. Siempre que estaba contento y lo sabía, dejaba aflorar esa sonrisa. Como muchos hombres que ya han alcanzado una elevada posición en la vida, individuos sanos, bien proporcionados y hasta hermosos.

Esa plácida vida se resquebraja un día normal, que entre las cartas que recibe diariamente hay una que llama su atención, una carta con una letra conocida y de un calor azul pálido. La mira y sin que su mujer le vea se la mete en el bolsillo.

León no tenía la menor idea de cual podría ser el aspecto de Vera. Pero aún ni siquiera recordaba cómo era por entonces, en la época del único arrebato de amor auténtico de toda su vida. No lograba evocar ni la mirada de sus ojos, ni el brillo de sus cabellos, ni tampoco su rostro o su figura.

La carta es de Vera un antiguo amor. Hace veinte años la conoció y vivieron durante tres meses un amor, ” mi único amor verdadero” según piensa León. Pero ese amor fue engañado por parte de él de una manera vil. Se despidió de ella y no volvió a verla nunca más.

Todo sucedió muy discretamente y con el más trivial de los gestos; oculté mi alianza matrimonial. La primera mentira arrastró necesariamente tras de sí  a la segunda y a las cien siguientes. Pero ahora viene el autentico meollo de mi culpa. Todos aquellos embustes y la candorosa credulidad de la engañada agudizaron mi voluptuosidad hasta extremos inimaginables. Con el más fervoroso de los entusiasmos pinté a Vera nuestra futura vida en común. 

Esa carta le lleva a recordar ese engaño y cuando la lee, ve que ella no le pide nada, solamente ayuda para un joven estudioso que necesita salir de Alemania y estudiar en Viena, en esos momentos convulsos de entre-guerras.

Todo ese castillo de naipes que tiene montado, esa vida tan segura que lleva en Viena, esa sociedad burguesa donde tanto valen las apariencias, todo se le viene abajo pensando en Vera y sobre todo pensando en que ese chico puede ser su propio hijo.

Hay un hijo de por medio, un muchacho de diecisiete años. Acabo de enterarme hoy día, te lo juro. Por favor Amelie, no hables por hablar ni tomes decisiones precipitadas, fruto de la ira. Voy a salir de esta habitación ahora mismo. Te dejaré sola para que medites con tranquilidad. Sea cual sea tu decisión con respecto a mi persona, tendré que hacerme cargo de este muchacho.

Este relato apasionante, con sutiles toques psicológicos de los personajes, con una escritura precisa, te atrapa desde la primera página hasta la última, porque el final no es lo que parece.

Franz Werfel nació en Praga en 1890, se exilió a Estados Unidos donde murió en 1945. Esta novela la publicó ya en su exilio en 1941.

 

 

 

One thought on “Una letra femenina azul pálido de Franz Werfel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s