Último tango de Salvador Allende de de Roberto Ampuero

Este libro me acompañó en mi último viaje a México y lo disfruté un montón. El viaje en avión se me hace más corto si voy leyendo una historia que me interesa y me atrapa. Llegué a México y guardé el libro porque ya no tuve mucho tiempo libre para leer, pero en los momentos de espera yo seguía metida en esta historia de Allende y los acontecimientos que ocurrieron un 11 de septiembre de 1973.

Después el presidente me preguntó cómo marchaban las cosas en mis negocios y yo, que no me ando con chiquitas y digo lo que pienso, le conté de frentón que mal, porque simplemente no había harina.

¿Nada? Preguntó.

Nada

Roberto Ampuero es un escritor muy reconocido en Chile, sus novelas son conocidas y premiadas, pero yo lo he descubierto con este precioso libro. “Último tango de Salvador Allende”, parte histórica y parte novelada, donde el escritor procura descubrirnos la parte más humana de Allende, aunque la historia no puede separarse de esos momentos antes del atentado a la casa de la Moneda.

Y yo sospecho que a esa altura de la noche ya el Doctor no quería saber nada más de los problemas del país. Añora lo que todo el mundo: encontrar en casa calor, compañía y refugio, no enemigos implacables ni tragedias insolubles, ni seguir siendo la persona en quien millones depositan sus sueños y esperanzas. Cuando la cazuela estuvo caliente, el doctor se sirvió con un cucharón.

Rufino, un antiguo compañero de Salvador Allende en la época de su juventud, escribe en un cuaderno todo lo que está viviendo junto al mandatario en los últimos meses, antes del triste acontecimiento de la Moneda. Rufino es panadero y se reencuentra con Allende en esos momento donde Chile vive el acoso por los cuatro costados y él, como panadero, no encuentra harina para hacer pan. Este encuentro es vital para Rufino, ya que Allende le ofrece que vaya a trabajar con él y así lo hace. Rufino se convierte en una persona de confianza del Presidente y la voz que le dice los problemas que la gente está viviendo en el día a día.

Entonces hay que salir a ver el huracán

Ojala pudiera, comentó extendiendo los brazos, pero soy prisionero de mi mismo. Adonde vaya no me ven como el hombre que soy, sino como el político que representa los anhelos  o pesadillas. Unos me aman, otros me odian. Unos me aplauden, otros me chiflan. Para unos soy la esperanza, para otros el infierno. Por más que quiera ver con mis propios ojos lo que ocurre, no puedo hacerlo.

Habría que atreverse nomás.

¿Cómo Rufino?

Saliendo a la calle como una persona común y corriente.

Por otra parte, un antiguo agente de la CIA, David Kurtz, uno de los agentes que intervino en el acoso y derribo de Allende, se encuentra en el hospital con su hija moribunda, Victoria, ella le hace prometer a su padre que cuando ella muera, regrese a Chile para buscar a su antiguo amor y le entregue sus cenizas. Para esto, cuenta solamente con una foto donde aparece su hija y su amigo Héctor.

Victoria sonría en la foto. Tiene la boca grande.los ojos tiernos y los labios carnosos. Inclina la cabeza de modo que su larga melena se derrama sobre uno de sus hombros.

Y en el escritorio reposa también la carta de mi hija. Es una misiva amarga e inesperada. Que me ha valido de desvelos y malos ratos y también mucho dolor. En ella me ruega cumplir un estremecedor acto; que entregue, sin que su esposo se entere, parte de sus cenizas a Héctor Anibal, un joven chileno que conoció cuando vivimos en Chile.

Estas son las dos vías de un libro que te atrapa desde la primera página hasta el final. Ampuero mezcla perfectamente la parte histórica y más humana que política de Allende y la intriga con esta búsqueda de Héctor, con un recorrido por la historia de aquellos momentos vividos en Chile.

Las cosas en el país siguen empeorando. Después del primer paro de los transportistas y del ingresos de los generales al gabinete, la oposición amenaza con una huelga nacional indefinida, mientras el desabastecimiento de alimentos se agrava y continúan las tomas de tierras y fabricas por parte de campesinos y trabajadores

Me gusta cuando cuenta que Allende llegaba a el Palacio de La Moneda, se quitaba su chaqueta y con un whisky en la mano charlaba con Rufino de los acontecimientos diarios, Rufino le ponía música de tangos y así hablaban sobre ello. En el libro se hace un buen recordatorio de esta música a la que era muy aficionado Allende.

El impuesto revolucionario que le cobré a un amigo, explicó mientras la dejaba en mis manos. Sacó la botella de Chivas Regal, y vertió hielo y su precisa medida de siempre en su vaso. ¿Cómo van los tangos? 

Escogí “Melodía porteña”. Es una melodía nostálgica que a mi me hace añorar Buenos Aires. Algo raro porque nunca puse un pie allí.

Bellos, pero joden el alma estos ritmos, comentó el Doctor. Demasiado tristones.

Son los tiempos, Doctor. Parece que en todo el mundo la calle es dura, como dicen en la Habana.

Nos cuenta su vida con su mujer que vivía aislada en el piso de arriba, mientras que el Presidente visitaba a sus amantes. La figura humana de Allende queda bien dibujada. Rufino le invita un día a salir por la noche a las calles de Santiago para que vea la realidad y así lo hacen varias noches.

Un libro muy bien escrito, la trama de investigación del agente de la CIA se va mezclando con en la historia y esa mezcla a mi me pareció muy atractiva.

Y aquí estoy Doctor. Tal como le prometí en la carta.

Un estruendo azotó el palacio arrancando ventanas y puertas de cuajo. Los muros bailaron de arriba abajo y una lengua de fuego empezó a lamer la techumbre. Humo, polvo y llamas enrarecieron la sala. La metralleta arreció. Un escolta reconoció el ataque.

Al volver al segundo  piso, pediré una tregua para que salgan todas las mujeres y quienes deseen irse. Yo me quedo en el palacio. ¡Un presidente chileno jamás se rinde, mierda!.

 

Capítulo X de D. Quijote de la Mancha

CAPÍTULO X

De los graciosos  razonamientos que pasaron entre D. Quijote y Sancho Panza su escudero

Y en este tiempo se había levantado Sancho Panza algo maltratado de los mozos de los frailes, y había estado atento a la batalla de su señor Don Quijote, y rogaba a Dios en su corazón fuese servido de darle victoria y que en ella ganase alguna ínsula de donde le hiciese gobernador, como se lo había prometido. Viendo, pues, ya acabada la pendencia, y que su amo volvía a subir sobre Rocinante, llegó a tenerle el estribo, y antes que subiese se hincó de rodillas delante de él, y asiéndole de la mano, se la besó y le dijo: sea vuestra merced servido, señor Don Quijote mío, de darme el gobierno de la ínsula que en esta rigurosa pendencia se ha ganado, que por grande que sea, yo me siento con fuerzas de saberla gobernar tal y tan bien como otro que haya gobernado ínsulas en el mundo. A lo cual respondió Don Quijote: advertid, hermano Sancho, que esta aventura, y las a estas semejantes, no son aventuras de ínsulas, sino de encrucijadas, en las cuales no se gana otra cosa que sacar rota la cabeza, o una oreja menos; tened paciencia, que aventuras se ofrecerán, donde no solamente os pueda hacer gobernador, sino más adelante. Agradecióselo mucho Sancho, y besándole otra vez la mano y la falda de la loriga, le ayudó a subir sobre Rocinante, y él subió sobre su asno, y comenzó a seguir a su señor, que a paso tirado, sin despedirse ni hablar más con las del coche, se entró por un bosque que allí junto estaba.

Una habitación propia de Virginia Woolf

Ensayo sobre las mujeres que querían ser escritoras

Tu voto:

 

Después de leer un precioso libros de Virginia Woolf, “Paseando por Londres” he seguido con esta escritora. Me encanta como escribe, tiene una forma muy directa y sobre todo clara en sus ideas.

Este libro está basado en dos conferencias que dio la escritora en 1928, sobre “La mujer y la novela”. Un ensayo sobre la mujer y la literatura aunque no se queda ahí solamente, sino que incide en la vida de la mujer al principio del siglo XX y su forma de relacionarse en general con el mundo que les rodeaba.

Conocido es el pensamiento feminista de esta escritora, y por eso ella estudia profundamente el tema de las mujeres y cualquier oficio que quisieran hacer, en este caso la escritura. Empieza el ensayo apuntando ideas un poco deshilachadas, hasta que enfoca el tema y el ensayo fluye.

Había dibujado una cara, una silueta. Eran la cara y la silueta del Profesor Von X entretenido en escribir su obra monumental titulada “La inferioridad mental, moral y física del sexo femenino”. Su expresión sugería que trabajaba bajo el efecto de una emoción que le hacía clavar la pluma en el papel, como si hubiese estado aplastando un insecto nocivo mientras escribía.

Por algún motivo todos aquellos libros, carecían de valor científico, habían sido escritos a la luz roja de la emoción, no a la luz blanca de la verdad. Por tanto debería devolverlos al mostrador.

Las mujeres han sufrido la mirada crítica de los hombres, aunque por otro lado las necesitan para ver la diferencia. Así explica Virginia Woolf esta situación.

Sea cual fuere su uso en las sociedades civilizadas los espejos son imprescindibles para toda acción violenta o heroica. Por eso, tanto Napoleón como Mussolini insisten tan marcadamente en la inferioridad de las mujeres, ya que si ellas no fueran inferiores, ellos cesarían de agrandarse. Así queda en parte explicado que a menudo las mujeres sean imprescindibles a los hombres.

Para escribir se necesita una habitación propia y un dinero que harían a las mujeres ser independientes, estas dos cosas eran las que carecían aquellas mujeres y por eso la dificultad y los graves escollos que tenían que sortear para poder escribir.

Las mujeres nunca disponían de media hora…que pudieran llamar suya. Siempre las interrumpían. De todos modos, debió de ser más fácil escribir prosa o novelas en tales condiciones que poemas o una obra de teatro. Requiere menos concentración. Jane Austen escribió así hasta el final de sus días. “Que pudiera realizar todo esto, escribe su sobrino en sus memorias, es sorprendente, pues no contaba con un despacho propio donde retirarse y la mayor parte de su trabajo debió de hacerlo en la sala de estar común, expuesta a toda clase de interrupciones”.

Este libro, que se publicó el 24 de octubre de 1929, lo leí hace mucho tiempo, ahora lo he retomado y la verdad es que lo he leído con gran placer. Pone encima de la mesa las dificultades que tenían las mujeres para poder hacer cualquier cosa, cualquier cosa fuera de lo  cotidiano, todo eran cortapisas y dificultades, por eso son tan extraordinarias algunas mujeres de aquella época que podían escribir y publicar.

Pero no le fueron otorgados, le fueron negados; y debemos aceptar el hecho de que estas buenas novelas, Villette, Emma, Cumbres borrascosas, Middlemarch, las escribieron mujeres sin más experiencia de la vida de la que podía entrar en la casa de un respetable sacerdote; que las escribieron además en la sala de estar común de esta respetable casa respetable y que estas mujeres eran tan pobres que no podían comparar más que unas cuantas manos de papel a la vez para escribir Cumbres borrascosas.

 

Felices fiestas y buenas lecturas 2016/2017. Poema de José Saramago

Un año más que se nos escapa entre los dedos, es cierto, cuando llegan estas fechas siempre reflexiono en que el tiempo vuela y que me hago mayor, ¡soy mayor!, irremediable. Pero cuando echas la vista atrás y miras la de cosas que has hecho en estos doce meses que han transcurrido, sonríes y te das cuenta que estos meses han sido muy intensos y llenos de cosas buenas y algunas muy tristes. ¡La vida!

Empecé el año viajando, con unos amigos, a Marrakech, precioso viaje lleno de emociones. La plaza Jemaa el Fna espléndido lugar que no me cansaba de admirar y observar sus cambios. No era igual por la mañana que por la noche, llena de gente y de vida. El zoco maravilloso lleno de colores y aromas, en fin que el año empezó de una manera muy especial.

Asisto a las clases de la Universidad para Mayores “José Saramago” en mi ciudad, además de ir a clase hacemos excursiones para conocer lugares de nuestra región, una de las que me gustaron mucho fue conocer La Motilla del Azuer, un yacimiento de la edad del Bronce, (2000 años a.c).

En mayo nos fuimos cuatro amigas al “Camino de Santiago”, recorrimos 120 km desde Gijón a Ribadeo, una experiencia que recomiendo a todos. Este camino me pareció precioso, Asturias es algo especial, sus pueblos, los paisajes maravillosos, la gente y la comida, hacen del camino una verdadera fiesta.

oporto-y-varios-130

Mi hijo César estuvo en Londres cuatro meses y al final de estos, me invitó a pasar cuatro días para conocer esa ciudad, además de recorrer los edificios emblemáticos, los museos, pasear por el río Támesis, y las calles más típicas londinenses. Estuvo muy bien hacer turismo con mi hijo.

oporto-y-varios-230

Llega el verano y mis nietos vienen por aquí a pasar unos días. Son días dedicados a ellos por entero, una delicia, se pasan el día en el patio de casa de la abuela y algún día nos vamos a casa de la tía Fátima a disfrutar de su patio.

img-20160815-wa0015

En julio nos fuimos una semana a Oporto. No conocía esta ciudad de Portugal, pero me encantó. Pasamos una semana sin parar de pasear por sus empinadas calles, de bajar al río Duero para cenar en sus múltiples barecitos, o visitar pueblos de alrededor. Una semana deliciosa.

oporto-y-varios-686

Este año mi hija Belén se trasladó a vivir a Toledo así que voy y vengo de vez en cuando a visitarlos y a la vez a pasear esa preciosa ciudad.

img-20161025-wa0003

A finales de septiembre mis amigos de Mexico me invitaron a pasar unos días en aquel país que tanto me gusta y que ya he ido varias veces. Con la excusa de ir al cumpleaños de Rafa, me quedé allí unos veinte días. Siempre es una delicia estar allí, mis amigos me cuidan y me pasean por todos lados, compartir con ellos cumpleaños o la fiesta de la Independencia de México, es compartir lo mejor de esa familia. Ademas de eso, conocí Puebla y Guadalajara y varios pueblitos mágicos que me encantan.20160830_193806

Pero este año también hemos despedido a mi hermana Mari Sol, no por esperado el desenlace, no ha sido triste, muy triste. La vida, como decía antes, tiene de todo, experiencias tristes y experiencias agradables, viajes, amistades, estudios, muchas lecturas, viajes, reuniones familiares,viajes cervantinos buenos ratos y malos ratos, pero aquí seguimos despidiendo este año y esperando que el próximo lo vivamos intensamente.

img-20161211-wa0006

 

Un poema precioso de José Saramago.

 

Listado de libros para Navidad

Listado de libros

Tu voto:

 

 

Ha sido un año de muchas y buenas lecturas, y como cada año aquí os dejo un listado de esos libros que vienen muy bien para regalo o para leerlos uno mismo.

El corazón de Ulises de Javier Reverte

Un viaje por Grecia, Turquía y Egipto buscando los lugares de los filósofos

Paseos por Londres de Virginia Woolf

Preciosa edición de este paseo por la Ciudad de Londres

Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza

Libro de buen humor para todas las edades

Sofía o el origen de todas las historias de  Rafik Schami 

Historias de un sirio que vuelve a su Damasco

A sangre fría de Truman Capote

Un clásico de novela negra

Sidra con Rosie de Laurie Lee

Emocionantes recuerdos del mismo escritor sobre su infancia.

Charlotte de David Foenkinos

Historia de una joven pintora en época de los nazis

Una letra femenina azul pálido de Franz Werfel

Una carta misteriosa en la Viena de principios de siglo XX

Y tantos que se me quedan en el tintero, espero que os gusten y que sirvan para animar a la gente a la lectura.

Felices fiestas.

El corazón de Ulises de Javier Reverte

Viaje al corazón de los filósofos

Tu voto:

 

Los libros de viajes tienen algo de evocador, a mi me encantan, junto dos pasiones, la lectura y viajar; en éste, Javier Reverte nos hace un viaje por los lugares donde nacieron, vivieron y pasaron parte de sus vidas los filósofos griegos.

Leyendo los títulos de los capítulos ya te dan ganas de empezar a leer y luego irte a recorrer esos lugares; Javier nos hace un recorrido por esas famosas costas y por  prestigiosas ciudades de Grecia y Turquía, recorriendo esos parajes iluminados por los clásicos griegos.

Primer capítulo: “Donde el silencio habla”; otros capítulos “El sendero de los héroes”, “Mi patria está en el cielo” “En la patria de Ulises”, “La ciudad literaria”, en fin, una delicia, yo me lo leí hace tiempo, pero me lo estoy releyendo de nuevo.

“Feliz quien, como Ulises, ha hecho un bello viaje” dice un famoso verso. ¡Tres veces feliz, pues, quien, como Javier Reverte, lo hizo y comenzó a escribir su crónica en las playas isleñas de la homérica Ítaca, y lo concluyó con una visita a la egipcia Alejandría, la ciudad fantasmagórica y decadente fundada por el gran Alejandro y poetizada por Cavafis y Durrell!.

Nos trasportamos a esos lugares inolvidables de la Ilíada y la Odisea, Las Guerras Médicas y las conquistas de Alejandro Magno. Degustamos con él la rica comida en una pequeña taberna de una isla perdida y nos acerca a los textos de Heráclito o las historias de Heródoto. Una delicia de libro.

Alejandro a su vez, sería el espejo en el que se fijaría los hombres ya muy próximos a nosotros, como Napoleón Bonaparte. Por otro lado, es importante recordar que el maestro de Alejandro no fue otro que Aristóteles, uno de los padres de la filosofía occidental. En uno de sus escritos sobre ética, Aristóteles señalaba: “Quien se sienta impregnado de la propia estimación preferirá vivir brevemente en el más alto goce que una larga existencia en indolente reposo; preferirá vivir un año solo por un fin noble que una larga vida por nada.

Sobre reflexiones de filósofos y viajes entre islas vamos pasando una página tras otra, sin querer que este viaje al corazón de Ulises se termine.

Eran las costas de Asia Menor, las costas donde nació la filosofía, las costas de Heráclito, aquel que vino a decirnos que todo fluye. Era cierto, pensé, porque yo mismo me sentía disuelto en el espacio, y al propio tiempo, más vivo  que nunca marchando en los caminos de la nada. Lo eterno es dejar de ser en el ritmo vertiginoso del incesante cambio. Tenía la impresión de que mi viaje empezaba en esa noche.

Y caminando, viajando, y navegando, hemos llegado a Alejandría, la ciudad literaria. Dicen de ella, “es como Roma, una urbe que se debate, y siempre y todavía, en el sueño de la metrópoli universal”.

El patrimonio cultural de la ciudad se enriqueció más todavía en vida de Cleopatra. Era una mujer  culta y refinada, la única además, de todos los Ptolomeos, que hablaba egipcio. Cuando Marco Antonio se enamoró de ella, le hizo un regalo imponente: los fondos de la biblioteca de Pérgamo pasaron a Alejandría y se instalaron en la biblioteca del Serapion, el templo alzado en honor al dios Serapis.

Javier Reverte empieza a escribir este libro en Ítaca, recorre el Mediterraneo, Grecia, sus islas, pasa a Turquía y termina en Egipto, imposible dejar de leer este bonito libro.

El milagro griego se produjo porque aquellos hombres nunca se sintieron hermanados por los lazos de la sangre, sino por la religión, los juegos deportivos, la poesía, el arte y el pensamiento. Vinculados por el corazón y la razón. Y nos dejaron huérfanos al irse. Para ellos, en los momentos más elevados de su civilización, ser y parecer fuero la misma cosa.

 

 

Paseando por Toledo

Paseando por Toledo

Tu voto:

 

El otro día nos fuimos a visitar Toledo. Desde la Universidad de mayores “José Saramago” de Ciudad Real, preparamos una excursión a la ciudad de Las Tres Culturas, que no por conocerla y visitarla varias veces, no pierdes un ápice de entusiasmo por volver a pasear sus calles empinadas. Cuando llegamos  hacía un tiempo estupendo, el cielo azul y la temperatura cálida, mejor imposible.

Nos fuimos con el guía a recorrer el valle del Tajo, viendo la ciudad desde abajo, las vistas son impresionantes; el Tajo rodea la ciudad, como un abrazo de agua que le hace aún más impresionante; dos puentes cruzan el río, el puente de Alcántara y el de San martín, aunque se divisan alguna que otra ruina de puentes anteriores.

El de Alcántara a los pies del castillo de San Servando, fue la puerta principal de entrada a Toledo, su construcción data  de la época de los romanos. Fue declarado monumento Nacional en 1991.

El puente de San Martín fue construido  en el siglo XIII, de estilo Mudejar, tomando el nombre de la parroquia a la que pertenece: San Martín, tiene más ojos que el de Alcántara por que el río en ese lugar era más ancho. En 1355, Pedro I de Castilla, parece que prendió fuego a las puertas del puente, y en 1368 volvió a sufrir daños.

Así seguimos por el valle hasta llegar a un punto donde la ciudad se presenta en su mejor imagen. La vista es una de las mejores que el visitante puede disfrutar, la torre de la catedral, San Juan de los Reyes a lo lejos, el inmenso e imponente Alcázar y la ciudad de las tres culturas desparramada por la montaña.

20161130_104112

Terminada la visita nos fuimos a ver la Puerta de Fernando VI y la Puerta de Bisagra. Mira que he ido veces a Toledo, pero este viaje con el guía nos ha hecho descubrir un montón de curiosidades, además de entrar dentro de las puertas y pasear por la muralla.

Esta puerta de Fernando VI estuvo casi tapada de escombros hasta que a mitad del siglo XX, se hicieron las obras de desescombro y así luce esta puerta, llamada anteriormente de La Sagra. El Rey Fernando VI entró por ella a la ciudad recién conquistada. Después de la visita, seguimos calle arriba hasta encontrar la sinagoga del Cristo de la Luz, con una leyenda preciosa.

20161130_181249

Puerta de Bisagra, es imponente,  cuando yo venía a esta ciudad era la puerta que nos daba paso para el centro de la ciudad, ahora no se puede pasar con coches pero sigue dando la bienvenida a los miles de turistas que llegan para disfrutar tantas y tantas cosas que ofrece Toledo.

20161130_120120

Cuando terminamos, subimos caminando a la Plaza de Zocodover y allí nos fuimos a comer. A las cinco en punto nos encontramos con el guía y nos fuimos a recorrer el centro histórico, callejuelas estrechas iluminadas con faroles como candiles antiguos, el rincón de Becquer con su leyenda, la casa del judío, la leyenda de la amante del Greco, los pasadizos, los conventos, en fin un Toledo nocturno lleno de magia.

Mis nietos, que nos acompañaron, no dejaban de escuchar esas leyendas que a los dos les encandilaron.

20161130_192100

El final de esta visita llena de mitos por las calles de la judería,fue la llegada a la Catedral, estaba iluminada y la vista fue espectacular.  Catedral de Santa María o Primada de España, de estilo Gótico. Fernando III el Santo la mandó construir en 1226 y se terminó en 1493 en la época de los Reyes Católicos.

20161130_192121