Feeds:
Entradas
Comentarios

EL CRIMEN FUE EN GRANADA: A FEDERICO GARCÍA LORCA

          1. El crimen

  Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

          2. El poeta y la muerte

  Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.
Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban…
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

          3.

  Se le vio caminar…
Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

autógrafo

 

 

 

Hoy hace 80 años que asesinaron al poeta Federico García Lorca. Un pequeño homenaje.

ROMANCE DE LA LUNA

a Conchita García Lorca

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.

IMG-20160815-WA0015

Creo que empecé a escribir estas pequeñas crónicas de “Los veranos en casa de la abuela”, cuando tenía dos nietos, Leo y Frida, ya han pasado años porque Leo tiene trece años, Frida diez y Arturo seis.  Ahora hay un nuevo miembro en la familia de nietos, Valentina, que con sus dos años y medio ha disfrutado de este patio de lo lindo, ha compartido juegos con sus primos mayores y con amigas y amigos del patio, ella se lo ha pasado genial y yo he disfrutado de poder verlos así.

IMG-20160630-WA0006

Empezamos este verano con la visita de Leo, pasó cuatro días aquí, ya no tiene tiempo para más; campamentos, viajes con su padre y otros viajes con su madre, se pasa el verano de un lado a otro. Él fue el primero que venía por aquí, se pasaba el día con un bañador, descalzo y sin tiempo libre para descansar; se juntaba con dos amigos y todas las horas del día eran cortas para hacer tantas y tantas cosas.

IMG-20160815-WA0013 (1)

En julio vino unos días Judith, una amiga francesa, y como si fuera de la casa, ella siempre vuelve a esta ciudad donde vivió muchos años. Entre todas las cosas que hizo por estas tierras manchegas, una de ellas fue darme clase de francés, de ese tiempo surgió esta amistad que dura ya un montón de años. Hemos pasado unos días deliciosos, largas charlas en el patio y en la terraza, intentando entender el mal de amores, no sé si lo entendimos, pero al menos lo hablamos intensamente. Aquí en este patio pasa de casi todo,

Ya en agosto, después de mi precioso viaje a Oporto, se quedaron en casa Frida y Arturo, sus padres estaban de mudanza de casa. Tan mayores, tan especiales los dos, Frida con 10 años desborda imaginación por todos sitios. Me los llevé un día al programa que tengo en la SER y me encantaron, los dos hablaron de los libros que están leyendo.

IMG_2971

A la semana Arturo se fue con sus padres y Frida se quedó una semana más, ella encantada, sola con su abuela y dueña de su tiempo. Le duró poco, porque llegaron mi hija María, Javier y Valentina, y desde que Valentina entró por la puerta, mi casa se convierte en un no parar. Valentina nos hace reír todo el día con sus ocurrencias y es como un pequeño torbellino. Las chuches son su pasión y como sabe que la abuela tiene siempre alguna golosina guardadas, recurre a mi constantemente.

Jugar en el patio es lo mejor que hacen durante estos días que pasan aquí, no tienen horas al día, entre baños y juegos pasan las horas maravillosas de estos días de verano. Frida con su imaginación se inventa juegos constantemente. Por la noche, ya rendidas, Frida nos pide que le digamos tres personajes y con ellos hila un bonito cuento que lo va relatando hasta que quedan dormidas.

IMG-20160815-WA0011

Lo que más les gusta es que cualquier día nos vayamos a casa de la tía Fátima a bañarnos, lo celebran como si fuera un premio, allí nos fuimos dos tardes maravillosas, baños y cena en el patio y al final actuaciones de los chicos, se disfrazan y bailan como si estuvieran en un escenario, mientras Arturo hace música. Noches deliciosas que yo pretendo queden en sus cabezas para siempre. Que los recuerdos sean dulces de estos días de verano.

IMG-20160815-WA0006

Para mí, el tiempo se para estos días, dejo todo por hacer para dedicarme por entero a todos ellos, son unos días al año que yo les dedico todo lo que puedo, el tiempo vuela y yo quiero aprovecharlo.

Risas, canciones, peleas, pequeños castigos, siestas sin dormir, horas viendo los juegos olímpicos, todo se da en estos días, pero al final queda un grato sabor de convivencia entre mis tres hijas, y entre los primos. No hay precio para estos bonitos días.

IMG-20160815-WA0016

Hoy se han marchado todos, de golpe la casa queda en silencio, y yo recupero mi vida, pero aún quedan resto de estos niños, juguetes en los sillones, lanas por todos lados, este verano Frida aprendió a hacer pulseras con ellas, vasos de leche en la mesa de la cocina, migas por el suelo y todos los cristales de las ventanas llenos de manos, y muchos recuerdos preciosos.

Tengo esta semana para recomponer todo, porque el fin de semana llegará mi hijo Cesar y Sonia que andaban de viaje.

Y ya sin más tiempo, me pongo a hacer la maleta, me marcho a México, mis amigos mexicanos me han invitado y yo vuelvo a ese país que tanto me gusta. Cuando vuelva ya entrado septiembre, mis nietos estarán en sus colegios y yo deseando que me cuenten como les va en sus nuevas clases.

IMG-20160815-WA0017

 

 

 

Este verano me uní a cuatro amigas que iban a pasar una semana en Oporto. Era la primera vez que viajaba con tres de ellas y tengo que decir que ha sido un placer hacerlo, buenas viajeras, con buen humor, ganas de conocer y ver todo lo que esa ciudad nos ofrecía. Así que el viaje empezó fenomenal.

20160727_132821

En un viaje lo fundamental es la compañía y ésta, ya digo, ha sido estupenda. Otra de las cosas que promete un buen viaje es dónde te alojas y en este caso no pudimos elegir mejor. Un apartamento precioso, cómodo, y en el centro de la ciudad, la verdad es que fue una buena elección, así que con estos mimbres la ciudad de Oporto nos esperaba y nosotras la paseamos de arriba a bajo, nunca mejor dicho.

oporto y varios 585

Una ciudad llena de encanto, sus edificios decadentes, llenos de mosaicos en tonos azules, los balcones con la ropa tendida, sus calles adoquinadas o sus aceras de mosaicos, sus cafés llenos de encanto, sus librerías, su tranvía de madera, esa estación, San Bento, llena de azulejos, más de 20.000 adornan esa entrada maravillosa, desde donde nosotras salíamos y entrábamos para hacer excursiones a otras ciudades, y tantas y tantas cosas que hacen de Oporto una ciudad muy interesante y atractiva.

Creo que no nos quedó ni una iglesia por ver para contemplar el barroco en todo su esplendor. La Sé como le llaman a la catedral en Oporto se empezó a construir en el siglo XII para terminarla a finales del XIII. El Claustro es precioso con esa combinación de piedra y azulejos. Al salir de la catedral, una gran explanada nos ofrece las vistas más impresionantes de la ciudad, todos sus tejados rojos delante de nosotros.

oporto y varios 627

El palacio de la Bolsa y la Iglesia de San Francisco, una visita imprescindible. La iglesia con un impresionante retablo de madera dorada y un rosetón al frente,  siglo XVIII.

IMG-20160727-WA0103 (1)

La visita al Palacio de la Bolsa  nos sorprendió por la riqueza y lujo en el interior, suelos de madera tallada, paredes de granito también tallados, lamparas impresionante, hasta que llegamos a una sala con una decoración árabica, copiada de algunos salones de la Alhambra, realmente increíble. Allí se firmó el tratado de adhesión de Portugal a Europa.

IMG-20160730-WA0083

En uno de los muchos despachos que vimos el que fue de Gustave Eiffel donde trabajó en el diseño y construcción del emblemático puente de Luis I, el puente más grande de la ciudad, que une las dos orillas del río Duero.

IMG-20160814-WA0025

Pero si hay un monumento que a mi me encantaba era la Torre de los Clérigos, una imponente torre de más de 75 metros de altura y que se divisa desde todos los lugares de la ciudad, antiguamente servía como referente a los barcos que llegaban a Oporto por el Duero. Aunque la iglesia está profusamente adornada, es su torre la que llama la atención.

oporto y varios 443

Durante una semana hemos paseado esta ciudad; Maribel que era un poco nuestra guía porque conocía esta ciudad, no nos dejó nada por ver. Nos tomamos un café en el  Majestic, precioso café art déco que nadie debe perderse si va a Oporto. Eso sí tuvimos que hacer unos minutos de cola. Situado en la céntrica calle Catarina, es una verdadera preciosidad, su decoración años veinte se conserva estupendamente. Abrió sus puertas el 17 de diciembre de 1921. Allí, dicen, pasaba largas horas la escritora de Harry Potter, J.K. Rowling, cuando ella era profesora de inglés en Oporto.

oporto y varios 401

oporto y varios 393

Y claro no podíamos dejar de ver la librería Lello, reconocida como una de las más bellas del mundo por escritores y periodistas, fue fundada en 1869. Nosotras, cuando llegamos a esta librería tuvimos que hacer cola para sacar una entrada que nos costó tres euros, y ese día estaban arreglando los techos porque había andamios por todos sitios, cuando entramos era un mundo de gente, un calor asfixiante, los andamios no nos dejaban ver casi nada, yo me llevé una decepción grande, compramos un libro, nos pusieron un sello y nos fuimos. No fue una buena visita. Pero el sábado la inauguraban ya limpia y nos fuimos a verla de nuevo, no había tanta gente y pudimos disfrutar de la belleza de esa librería. En la puerta había un cartel que decía “Tantos libros, tan poco tiempo”, cuanta razón tenía la frasecita. Yo les compré a mis nietos un cuento.

oporto y varios 516

Para mí el encanto de Oporto, quizá, esté en recorrer sus calles empinadas que siempre te llevan a donde quieres ir. La ribera del Duero, llena de vida, de tabernas, de música y de color, con sus puentes; barcos que van y vienen por sus aguas. Desde la otra orilla, donde cenamos un día, las vistas son maravillosas. Cruzamos el puente de hierro y la verdad es que fue una de las noches más bonitas en Oporto, a pesar del fresco que hacía.

oporto y varios 686

Un capítulo aparte merecería la gastronomía y sus ricos vinos. Comimos dos días en el mercado en un pequeño barecito, la comida excelente no se podía pedir más por el poco dinero que nos cobraron, pero en cualquier sitio la comida a base de bacalao o pescados varios acompañados por un buen vino verde es el complemento perfecto a este viaje.

IMG-20160729-WA0009 (1)

Nos despedimos de esta preciosa ciudad escuchando fados, no nos faltó de nada.

Tantas cosas que hemos conocido y tantas que nos faltan, estoy segura que Oporto nos espera para visitarla tranquilamente y descubrir tantos y tantos rincones que en este primer viaje hemos descubierto.

Foto de http://www.fotoviajero.com

Un grupo de amigas lectoras, nos reunimos en una bonita librería/cafetería de mi ciudad, “La Madriguera“, para hablar de un libro que hemos leído, es una especie de club de lectura pero entre amigas y sin casi normas, solamente leer y comentar.

El primer libro que nos leímos y que nos encantó a todas es “La ridícula idea de no volver a verte” de Rosa Montero y el siguiente que ya lo hemos leído y que nos reuniremos en estos días, es éste que traigo a mi blog.

Tengo que decir que no he leído muchos libros de Saramago y que no es de mis escritores favoritos, pero este libro me ha encantado, me ha divertido  y, como siempre me pasa, he viajado lentamente a lomos de este elefante.

Tiene parte histórica y lo demás lo dejamos a la imaginación del escritor. Salomón es un elefante que no sabemos por qué vive en Lisboa en la Torre de Belén al cuidado de su cornaca Subhro, allí pasan sin pena ni gloria los días, hasta que el rey, de Lisboa, Juan III piensa que debe hacer un regalo a su primo, el archiduque de Austria, Maximiliano, con motivo de su boda con Carlota hija de Leopoldo I de Bélgica.

El elefante, gritó la reina.

Hace más de dos años que ese animal llegó de la India, y desde entonces no ha hecho otra cosa que comer y dormir, el abrevadero siempre lleno de agua, forraje a montones, es como si estuviéramos sustentando a una bestia que no tiene ni oficio ni beneficio.

A Juan III le preocupa el gasto que le producía ese elefante y otra preocupación era el regalo que quería hacer a su primo. Consulta con su mujer y se le ocurre que un regalo muy original sería mandarle el elefante con su cornaca. La idea la pareció fantástica y se ponen manos a la obra.

Salomón no tiene ni idea de lo que le espera, el caballerizo mayor, emisario de su destino, cabalga hacia Valladolid, ya repuesto del mal resultado de la tentativa de dormir a lomos de su caballo y el Rey de Portugal, con su reducida comitiva de secretarios y pajes, está llegando a la playa de Belén, enfrente del monasterio de los Jerónimos. Dando tiempo al tiempo, todas las cosas del universo acabarán encajando.

Así empieza este cuento delirante; empiezan a preparar al elefante, su comida, el agua, la gente que le acompaña y el elefante con Subhro encima, contemplando esta locura. Tenían que llegar hasta Valladolid donde se encontraba Maximiliano y  el viaje hasta Austria sería cosa de ellos.

Alteza, permitidme que os presente al cuidador de Salomón, señor hindú, le presento al Rey de Portugal, Don Juan el Tercero, que pasará a la historia con el sobrenombre de el piadoso, dio orden a los pajes de que entrasen en el vallado e informasen al inquieto cornaca de los títulos y cualidades del personaje de barbas que le estaba dirigiendo una mirada severa, es el Rey.

El viaje se realiza lentamente, todos tienen que ir al paso del elefante. Cuando llegan a Valladolid, todo el mundo sale a ver a ese animal mítico y que nunca habían visto. Así Maximiliano y su esposa se encuentran muy orgullosos del presente que tanta admiración despierta en la gente. Para hacerlo más suyo le cambia el nombre en vez de Salomón se llamará Soliman y al cornaca también le cambia el nombre por Fritz, cosa que no le hace gracia al cornaca.

Así responde  el cornaca a la pregunta de qué iba a hacer en Austria.

Probablemente lo mismo que en Lisboa, nada importante, respondió Subhro, le darán muchas palmas, saldrá mucha gente a la calle, y después se olvidarán de él, así es la ley de la vida, triunfo y olvido. No siempre a los elefantes, y a los hombres siempre, aunque de los hombres yo no debo hablar, no dejo de ser un hindú en tierra que no es suya, pero por lo que sé, sólo un elefante ha escapado de esa ley.

Así nos va llevando esta caravana por tierras castellanas, hasta Italia y de allí a Austria. El camino sirve de reflexión a todos, y de vez en cuando un milagro para darle al elefante ese sentido milagrero.

Al  final del libro nos explican como empezó este libro.

Gilda organizó una cena en el restaurante El Elefante en la ciudad de Mozart  para que este escritor pudiera preguntar ¿Qué figuras son esas?  Las figuras eran unas pequeñas esculturas de madera puestas en fila, la primera de ellas, de derecha a izquierda, era la Torre de Belén de Lisboa. Venían a continuación representaciones de varios edificios y monumentos europeos que manifiestamente anunciaban un itinerario. Me dijeron que se trataba de el viaje del un elefante que en el siglo XVI,  exactamente en 1551, siendo Rey Juan III fue conducido desde Lisboa hasta Viena. Presentí que ahí podía haber una historia.

Saramago escribió este libro ya enfermo, pero lo pudo terminar.

20160625_205552Lo primero que me llamó la atención al llegar a Londres fueron los asientos del metro, tapizados con una tela que parecía que estábamos en un cuarto de estar de una casa inglesa. El metro y los autobuses van tapizados así.

20160625_103745 (1)

Los autobuses me encantaron, los tomamos varias veces y nos subíamos al segundo piso, así podíamos ver mejor por donde íbamos; así llegamos a Buckingham Palace, el lugar es espectacular, enormes parques verdes, el gran palacio, rodeado de estatuas, una pasada. Los ingleses paseaban por esos inmensos parques, familias  merendando sentados en el césped o tumbadas tomando el sol en hamacas repartidas por todos lados.

20160624_200607

20160624_201044

Después cogimos un taxi para ir al barrio de Nothing Hill, famoso por la película del mismo nombre pero famoso por ser un barrio precioso, con calles adoquinadas y casas victorianas, me encantó y eso que no fuimos en sábado para ver sus mercadillos, pero en una pequeña cafetería nos tomamos un rico té con scons, bollitos muy típicos ingleses que yo hago en casa y que me salen buenísimos, pero ellos los hacen especiales.

20160624_184828

El sábado Cesar y yo salimos temprano para hacer el gran recorrido, era el último día para ver tantas cosas, yo salía el domingo a medio día y nos faltaban muchas cosas. En un autobús llegamos al río Támesis, era una mañana luminosa y la vista era muy bonita, allí estaba esa gran noria como un gran ojo que todo lo ve. Nuestra idea era pasear todo ese lado del río y así lo hicimos.

20160625_112835

El Tate museo, me encantó, un gran edificio industrial convertido en museo de las vanguardias y gratis, los museos en Londres son gratis, ponen una vitrina de cristal donde la gente hecha unas libras para su mantenimiento, yo creo que casi todo el mundo deja su propina. Vimos un Picasso  y “la araña” de Bourgeois, entre otras muchas cosas.

20160625_115134

20160625_115444

Salimos del museo y un poco más allá la joya de la corona, el museo de Shakespeare, “El Globo“, intentamos pasar pero fue imposible, una gran cola de gente y a las 12 cerraban al público porque empezaba el teatro dentro de este precioso edificio. Aquí se rodó la película de “Shakespeare in love”. Aquí Shakespeare escribió alguna de sus obras, ya digo la joya de la corona.

20160625_121355

Seguimos paseando y viendo ese ambiente de sábado en una gran ciudad, cada vez había más gente, el Támesis ofrece montones de rincones para pasar una mañana llena de actividades en sus alrededores; ya era medio día y nos topamos con un mercado, el olor era fascinante, un montón de puestos de comida de todo el mundo, lleno de gente, nos encantó, después de recorrerlo y tomarnos un zumo de verduras y frutas, decidimos comprar un pastel de carne muy inglés y un postre a base de leche de coco, todo muy rico.

20160625_134532

20160625_133713

Mis pies ya iban fatal pero aún nos quedaba ver la catedral de San Pablo y  llegar al British Museum. Antes de dejar el río llegamos a ese precioso puente que le llaman la Torre, por ahí cruzamos al otro lado del río, por cierto nada que ver esa orilla silenciosa y todo cerrado con el bullicio de la orilla de donde veníamos.

20160625_114334

Puente del Millenium

Los puentes sobre el río Támesis tienen su historia; en la ciudad cruzan el Támesis 14 puentes, el más antiguo Richmond fue construido en 1777 y el más moderno construido en el año 2002 y le llamaron Millenium, fue el arquitecto Foster el encargado de construirlo. El más conocido Tower Bridge en 1894. Por este puente cruzamos al otro lado del río, para seguir caminata hasta el British Museum el día nos acompañó luminoso y cálido pero a estas horas de la tarde se iba poniendo el cielo encapotado y nuestra entrada al museo fue corriendo y algo empapados, por un aguacero que nos sorprendió.

20160625_144131

La entrada al  British Museo  es espectacular, y de nuevo gratis, es una pasada, estaba el patio del museo lleno de gente, niños jugando, familias enteras paseando por ese maravillo de patio. Entramos a la sala de Egipto, seguimos por Roma y Grecia; impresionante lo que tiene este museo, es imposible verlo todo, pero la piedra Roseta estaba allí, me recordó a cuando yo pasé al museo de México y vi el calendario azteca, un privilegio.

20160625_171953

La Piedra Rosetta

20160625_173454 (1)

Parte del Partenón Griego en Londres

Derrotados por la inmensidad del museo y por la imposibilidad de ver todo, salimos a la calle y nos resguardamos de la lluvia en un pequeño bar, me encantó ese momento, la gente corriendo y la lluvia que no dejaba de caer, mi cabeza llena de cosas tan bonitas que ni el cansancio podía conmigo.

20160625_204315

Homenaje a las mujeres de la segunda guerra mundial

Paseando hacia el Parlamento inglés y poder ver ese precioso edificio y su famosísimo reloj, el Big Ben, vi este monumento a las mujeres, no pude por menos que fotografiarlo. Leí en algún sitio que las mujeres londinensas en la Segunda Guerra Mudial trabajaron en reconstruir todo tipo de edificios y sobre todo reconstruyeron un puente. Aquí dejo el homenaje a esas silenciosas mujeres de todo el mundo.

20160625_204735

Ya escampó y fuimos caminando para el Soho, estaban todas las calles llenas de gente, el “Orgullo Gay” estaba celebrando la fiesta, casi no podíamos pasar, por fin llegamos a un restaurante chino a tomar pato laqueado, nunca lo había probado pero estaba buenísimo. Mi hijo César me descubrió muchos platos ricos que yo nunca había probado, la gastronomía, también, forma parte de un bonito viaje.

Día intenso.

La invitación que, mi hijo César, me hizo para pasar unos días con él, en Londres, tiene para mí un sentido muy especial. Conocer Londres, que yo no conocía, y pasar unas horas en compañía con él, que a lo largo de nuestras vidas han sido escasas, así que todo ha sido muy interesante.

20160624_185548

El primer viaje que hice  con uno de mis hijos fue con Belén, ella empezó a trabajar y con sus primeros ahorros sacó dos billetes rumbo a Venecia, nos recorrimos casi toda Italia, para mí un viaje inolvidable y Venecia mi ciudad favorita; otro viaje que hice con otra de mis hijas, María, fue a México, viaje de descubrimiento de ese precioso país y que desde entonces, viajo una y otra vez. Aquí no puedo decir una ciudad preferida, aquí tengo que decir que es uno de mis países preferidos. Con Fátima, otra de mis hijas, no he viajado, tengo pendiente un viaje con ella, aunque las dos hacemos un viaje de conocimiento casi todas las semanas; ella vive en mi misma ciudad, así que, ella, me soporta, me cuida, me acompaña, me corrige mis escritos, me ayuda en todo lo que le pido, menos en una cosa, que no me deja nunca su coche y, si me lo deja, es a regañadientes. Esto también se puede considerar un viaje permanente.

20160625_105515

Pero ahora me toca contar estos cuatro días en Londres. Llegué al aeropuerto y me estaba esperando mi hijo, Londres me recibió con una lluvia fina y una humedad terrible, como no hacía frío el bochorno era fenomenal. Al salir del metro vi a un chico repartiendo pegatinas de “Im in”, le pedí una y me la coloqué en mi chaqueta. Llegué el día de las votaciones de eso que conocemos como “Brexit”.

20160625_123112

Lleganos a nuestro apartamento en un clásico barrio londinense, casitas bajas muchos jardines y un silencio total. Me gustó mucho ese barrio.

Al día siguiente, amaneció con sol, tengo que decir que el tiempo mejoró notablemente y conocí Londres con sol y 21 grados, excelente para estar todo el día caminando por esa gran ciudad. Mi hijo trabajaba y yo me fui a conocer parte de la ciudad. Bajé por la calle Oxford Street, me encantó esa calle, llena de banderas del “orgullo gay” que se celebraba al día siguiente, sábado. Todos los edificios estaban con la bandera y en algunos habían bajado las de Europa e Inglaterra y solamente ondeaba esta de los mil colores.

20160624_153341

Caminando, caminando, llegué a Piccadilly Circus que más que una plaza es una intersección de las calles más comerciales, Regent street, Piccadilly y Oxford street, pero el ambiente es genial, lleno de gente a todas horas. Viene bien descansar un poco y escuchar a músicos callejeros que siempre amenizan ese ratito.

Un poco más abajo me topé con Trafalgar Square, parte de esa inmensa plaza estaba en obras pero la inmensidad de ese lugar y la altísima columna coronada por el Almirante Nelson da la medida de la importancia de este lugar.

Para una española que sabe bien de esta batalla donde los españoles y franceses fueron derrotados en Trafalgar, Caños de Meca, es todo un símbolo. Esa columna, con el almirante Nelson, mide más de 40 metros de altura fue construida entre los años 1.840 al 1843. Quitando esto de las derrotas, la plaza es preciosa; a un lado está la National Gallery, en otro lado está la Embajada de Sudáfrica, allí se manifestaban, durante los años que Nelson Mandela estuvo en la cárcel, todas las semanas gente pidiendo su liberación.

20160625_103400

Dejo esta bonita plaza llena de historias y me adentro por callejuelas en dirección al río, con el mapa permanentemente abierto para orientarme en esta difícil ciudad, mapa y guía. Pasé por una calle que me sonaba, pero estaba tomada por la policía y muchos periodistas, era la calle Downing street la calle donde está la casa oficial del primer Ministro,  pensé que estaría dando una rueda de prensa, yo no sabía nada de cómo fue el referendum.

20160624_155541

Ya sería tarde y tenía que subir porque había quedado con Cesar, y paseando me encontré con la calle Charing Cross Road, esta calle tiene para mí un significado especial. Un libro precioso que se llama igual que esa calle “84 Charing Cross Road” ;una bonita historia real, que ocurrió entre una escritora neoyorquina y el dueño de una librería, situada en esa dirección, durante la segunda guerra mundial. Para mí los viajes y los libros van muy unidos.

20160625_193132

Pasé por los barrios Covent Garden y el Soho, mis preferidos, aquí encontré el ambiente más inglés, preciosos pub, tiendas de todo tipo, casas preciosas y un ambiente muy festivo. En unos de esos pub maravillosos me paré a comer un “fish and chips”, plato típico que yo quería probar con una rica “pinta”, allí vi en las pantallas de TV a todos los políticos europeos con caras bastantes serias, yo saboreé el plato y ya me fui a encontrarme con mi hijo César que me esperaba en un bar.

20160624_141304 (1)

Allí me enteré que el referendum había salido a favor de marcharse de Europa. Allí entendí tantos periodistas y policías en la calle del primer Ministro, pasé por allí en el momento que dimitía. Casualidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 181 seguidores