Feeds:
Entradas
Comentarios

Casi todos los jueves, en Ciudad Real, nos ofrecen cine a buen precio y la verdad es que mucha gente somos fieles a esa cita del jueves cine. Vemos de todo, algunas veces no tan buenas películas pero en general están bien escogidas por el coordinador de estos días de cine.

Ayer fue un día de esos gloriosos, nos presentaron el documental sobre la vida y obra del fotógrafo Sebastiao Salgado, fotógrafo que ha dedicado casi toda su vida a fotografiar el mundo en el que vivimos con sus amargas sombras y sus esplendidas luces.

El documental es una maravilla, yo lo recomiendo a todo el mundo, no saldrás del cine lo mismo que entraste. Por lo menos a mi me conmovió hasta extremos insufribles. Pero al final la esperanza nos hizo respirar.

Salgado fotografía las miserias, en África, el hambre en Etiopía, la masacre en Bosnia, los trabajos en las minas de oro, impresionantes esas fotos, en algunos momentos yo no podía mirar, pero él fotógrafo sigue contando lo que él mismo siente, mezclado con algunas pinceladas de su vida.

Más de la mitad del documental es impresionante. Salgado también llega un momento que no aguanta esa miseria humana y empieza un nuevo trabajo sobre la naturaleza, “Génesis”. Maravilloso, es como una bocanada de aire fresco ante tanta maldad, se lo agradecimos todos los que estábamos en el cine, que terminamos con un aplauso.

Al final del documental nos cuenta el proyecto que ha llevado junto a su mujer, en tierras de su propiedad en Brasil, donde han replantado millones de árboles y que se siguen plantando. Ese lugar maravilloso es un parque natural.

Hoy tengo que agradecer a José Luis que nos trajera este impresionante documental para no olvidar las cosas atroces que los seres humanos somos capaces de hacer contra nosotros mismos.

http://youtu.be/U-YW26YlGqY

Mi amiga Blanca sabe que me gusta leer y este verano después de volver de vacaciones en su Soria  querida, me llamó para decirme que me había traído un regalo. El regalo era este libro. Un libro muy especial, es el diario del alcalde de Trévago, (Soria)que durante diez años, desde 1965 a 1975, fue anotando todo lo que pasaba en ese pequeño pueblo. Pero además este alcalde era el padre de una amiga muy querida de Blanca.

10 de abril. Domingo de Pascua. Fiesta grande en el pueblo, pero en decadencia, como todo. La he visto por primera vez como alcalde.

Tras la misa hemos subido a la ermita ¿en procesión?. No entiendo de procesiones pero lo de hoy no era una procesión, íbamos el señor cura, el mayordomo y el Ayuntamiento con cuatro chicos que portan el niño Jesús. El resto de la gente sube antes o después en completa anarquía . Para colmo está lloviendo, el cura aprieta el paso, los muchachos se cansan, el pendón y los estandartes se han quedado en la iglesia por no haber quien los lleve.

Berta que así se llama la hija del alcalde, junto con su hermana Iris, fueron las que hicieron este trabajo tan bonito, recopilaron  todos esos cuadernos donde su padre fue anotando día a día los aconteceres de la vida del pueblo y de sus habitantes. Después de un año de trabajo dejaron este testimonio.

Ya me lo terminé y siendo yo ajena a esta familia y que no conozco el pueblo, tengo que decir que me ha encantado, me ha parecido una lectura entrañable y sobre todo me ha gustado la realidad de un alcalde que trabaja por amor a su pueblo, que lo mismo corta la leña de los montes, que hace de albañil, arregla la estufa de la escuela o lleva revistas de su casa al Tele Club.

Diciembre 31. Noche Vieja.Hemos terminado de comer, estoy disfrutando del calor familiar y del calor del brasero, busco la página donde dejé la lectura de la novela de Mijail Shólojov, “Tierras roturadas”, que mi amigo Alfonso Carnicero me regaló un día que coincidimos en Soria. No puedo continuar leyendo, porque en este preciso momento llaman a la puerta. Es la Guardia Civil.

En estos tiempos que estamos viviendo en esta España de corrupciones día si y otro también, de políticos que nos hacen sonrojar, hartos de tanto mediocre, este libro me ha parecido esa otra realidad que tanto echamos de menos.

Ha venido la Guardia Civil a pedirme información sobre diez o doce personas de Trévago. La primera pregunta ha sido: ¿Perteneció antes del Glorioso Movimiento a algún partido político, para todos la misma respuestas : No señor. Y la segunda ¿Tienen familiares exiliados por causa de la guerra? No señor.

Su gran preocupación era la despoblación de los pueblos y como consecuencia el cierre de la escuela. Acomete el agua corriente en las casas, asfalta las calles, pone farolas nuevas. Pero nunca se afilia a la Falange por más que le presionan desde el Gobierno Civil.  Ese será el motivo de renunciar a la alcaldía después de diez años.

Enero 24. A las ocho de la noche, cuando estamos terminando de cenar Concha y yo, llaman a la puerta, tras haber oído un coche. Son los inspectores del Movimiento, que vienen, según sus propias palabras, de parte del “Jefe” a perder conmigo el tiempo que sea preciso para convencerme y les firme la ficha para afiliarme a la Falange.

“Podéis perder el tiempo que queráis, les digo, y quedaros aquí hasta mañana a estas horas, pero de eso nada, y lo sabéis de sobra, así que como es mi costumbre, sentaos, cenad (se ha comido un chorizo) charlamos de otras cosas y aquí no ha pasado nada.

No sé que pensará Berta, la hija del alcalde, pero este libro es una inmejorable herencia para su familia y para el pueblo.

 

Tenía ganas de terminar este libro para recomendarlo muy especialmente. Aunque si hubiera tenido 100 páginas más no me hubiera importado.

He viajado unos días en compañía de este escritor y periodista y a la vez con Heródoto nada más y nada menos. Es como que me he transportado a la Grecia antigua pero viajando por India, China y África en el tiempo actual.

Ryszard, cuanta aquí sus primeros viajes como reportero de un diario de su Polonia natal. En los años 50, se recorrió  China, India, Persia, Egipto, etc con un pequeño equipaje y un solo libro “Historia” de Heródoto, escrita en el año 444 antes de Cristo. Así viaja por estos países de idiomas diferentes e imposibles de entender, costumbres extrañas, dioses y creencias milenarias; paralelamente va leyendo el libro de Heródoto viajero como él pero 2500 años antes.

Son viajes en el tiempo, donde Kapuscinski nos cuenta lo que ve, con una narración perfecta, a la vez podemos estar en la caída de Babilonia o en el Imperio Persa con Ciro y Darío o en la caída del Sha y la llegada de Jomeini.

Al terminar el libro, me doy cuenta, como siempre, de lo poco que se y de lo emocionante que puede ser un libro como este.

Me lo prestó Sole, una amiga, pero me lo compraré porque este libro es para releerlo de vez en cuando.

Desde el lugar en que estamos, la Muralla se extiende serpenteando hasta el infinito, cada una de sus puntas se pierde entre bosques y montañas. El lugar está desierto, no se ve ni un alma, el viento pugna por arrancarnos la cabeza. Ver todo esto, tocar piedras acarreadas siglos ha por hombres que se caían de agotamiento, ¿para qué? ¿Qué sentido tiene? ¿Qué utilidad?

“A medida que pasaban los días empecé a considerar la Gran Muralla como una Gran Metáfora, pues merodeaban personas con las que no podía comunicarme y un mundo en el que yo era incapaz de penetrar”.

Vídeo de una entrevista que le hizo el periodista Manu Leguineche a Kapuscinski

http://www.rtve.es/alacarta/videos/personajes-en-el-archivo-de-rtve/leguineche-kapuscinski-dos-grandes-mismo-plato/2341557/

Sábado de Iam McEwan

Me recomendó este libro una amiga y me lo recomendó con tanta fuerza que en pocos días ya lo tenía en mi Ibook, aunque tardé unos meses en ponerme a ello. Me encanta estar pendiente de nuevos títulos, apunto en mil papelitos títulos de libros que oigo en la radio o que me recomiendan, no sé ni cuantos tengo en una lista interminable que guardo con cuidado y que poco a poco voy seleccionando y leyendo.

Me ha encantado la forma de escribir de este escritor inglés, una escritura clara y muy de actualidad. Como el protagonista es un médico su lenguaje técnico es muy preciso y fundamentado. Yo que no entiendo nada de medicina, cuando he leído las explicaciones que da sobre el determinismo genético a mi me ha gustado.

Henry Perowne es un neurocirujano, casado con Rosalind, abogada de un periódico, tienen dos hijos,  el chico un futuro músico y la chica poetisa. La familia vive en un ambiente feliz, con una buena vida y buenos trabajos. Londres es la ciudad donde se desarrolla esta historia que durará un día. Un sábado del año 2003 donde las manifestaciones contra la guerra de Irak llenan las calles de Londres y de todas las ciudades de Europa.

Toda esa buena vida, se viene abajo, cuando unos delincuentes entran en su casa para vengarse de Henry que, anteriormente, tuvo un percance con estos delincuentes.

Una novela que nos hace reflexionar en la delincuencia, en el determinismo genético, en los caminos que los hijos toman en sus vidas, en la felicidad, el amor, la familia, la guerra. Y entre todo eso, un poema leído en un momento terrible hace que un loco cambie de idea y salve a una familia y a él mismo de una gran desgracia.

Iam McEwan es escritor inglés, nacido el 21 de junio de 1948. Publicó en 1975 un compendio de relatos con el título “Primer amor y últimos ritos” Obtuvo el premio  Somerset Maughan

Hace unos años mi hermana Ana y yo, que solemos viajar juntas de vez en cuando, elegimos Lanzarote, una isla única por su negrura casi absoluta debido a los innumerables estallidos volcánicos a principios del siglo XVII.

Llegamos un día caluroso y directamente nos fuimos a un hotel del sur de la isla. Típico hotel lleno de piscinas y lleno de turismo. Teníamos la idea de recorrer la isla de arriba a abajo y volvíamos al  hotel al atardecer. Entonces era cuando nosotras nos dábamos un bañito en esas enormes piscinas.

 

Nuestra primera salida fue con una excursión programada, fuimos al parque natural de Timanfaya, “La montaña de fuego,” conocido mundialmente por su gran belleza y el lugar donde se dio el mayor número de volcanes entre 1730 y 1736. Más de veinticinco volcanes a la vez explotaron una noche; según describe el cura Andrés Lorenzo Curbelo, el cual presenció esa noche de septiembre, desde el cercano pueblo de Yaiza  Y así lo dejó escritoLos Hervideros

El día primero de Septiembre de 1730, entre nueve y diez de la noche, la tierra se abrió de pronto cerca de Timanfaya, a dos leguas de Yaiza. En la primera noche una enorme montaña se elevo del seno de la tierra y del ápice se escapaban llamas que continuaron ardiendo durante diecinueve días.

El 18 de Octubre tres nuevas aberturas se formaron encima de Santa Catalina, y de sus orificios se escapaban masas de humo espeso que se extienden por toda la isla, acompañado de una gran cantidad de escorias, arenas y cenizas que se reparten por todo alrededor. Las explosiones que acompañaron a estos fenómenos, la oscuridad producida por la masa de cenizas y el humo que recubre la isla, forzaron mas de una vez a los habitantes de Yaiza a tomar la huida.

Si espectacular fue la visita a Timanfaya, espectacular fue la visita a los “Hervideros” lugar mágico donde el mar se introduce dentro de la lava que, por la erosión, las formas son caprichosas, formando balcones y ventanas donde el agua llega haciendo un ruido impresionante. En ese lugar se forma una pequeña laguna de un color verde intenso que contrasta con la negrura de todo ese lugar.

No dejábamos de sorprendernos de estos paisajes únicos. La isla está cuidada con esmero. Lanzarote fue declarada en 1993 Reserva de la Biosfera por la Unesco. Además, la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, recoge en esta isla un total de 13 entornos naturales, que suponen más del 40% del territorio insular, entre los que destaca el Parque Nacional de Timanfaya.

Fue un día precioso, lleno de sorpresas. Pero los días siguientes no dejaron de enseñarnos una isla donde la mano de Manrique está por todo el territorio.

Hace tiempo  la Cadena SER de mi provincia me ofreció hacer un pequeño programa sobre libros. Me lo pensé unos días, siempre son retos que me ponen a los que yo no estoy acostumbrada, pero siendo algo relacionado con libros, yo siempre digo que sí. Claro que hacerlo delante de un micrófono no es lo que habitualmente hago yo, por eso me lo pensé.

En fin, hace unas semanas empezamos estos programas que salen al aire todos los miércoles a las 12,45. Si esto sirve para que alguien más lea un libro yo me doy por contenta. Soy de las que piensa que unas horas de lectura nos hace ¡tanto bien!. Nos ayuda a que el tiempo libre se transforme en algo sorprendente,  además de aprender, de viajar, de sufrir o de reír.

La lectura ha sido una constante en mi vida y siempre que puedo, que no es muy habitual, hablo de lo que estoy leyendo y sobre todo me interesa mucho lo que leen los demás, es una forma de enterarme de libros que nunca sabría de ellos. Por eso sigo mucho los blogs literarios, me rodeo de gente que para ellos la lectura es algo importante y así voy caminando.

Me jubilé hace una año y desde entonces me dedico a llevar adelante un club de lectura, en la biblioteca, donde un puñado de gente leemos el Quijote, nada más ni nada menos. Sigo con este blog, donde cada semana cuelgo algún libro que he leído o una película que me ha gustado o algún viaje. Además este blog lo voy colgando en un diario de mi provincia, no paro, pero me gusta lo que hago.

La música que identifica el programa es esta.

http://youtu.be/T8nWVWE4sjk

Voy a colgar aquí estos primeros programas.

https://www.dropbox.com/s/9o9uk5pgd5t6rgx/Libros%20en%20el%20aire.mp3?dl=0

https://www.dropbox.com/s/6ftbohqxikjofao/Libros%20en%20el%20aire.%20Programa%203%20con%20Teresa%20Iba%C3%B1ez%20.mp3?dl=0

Acabo de leerme este pequeño libro de una sentada, y como nos cuenta Luis Landero los recuerdos de su infancia, a mí, al menos, me han recordado muchas cosas de la mía propia. Hasta palabras que yo había olvidado y situaciones que nos cuenta, casi, casi son iguales a mi vida  en La Mancha. Me ha encantado leer estos recuerdos tan bien contados y tan similares en esa España de nuestros recuerdos.

El escritor dice en la contra portada:

Este libro es la narración emocionante de una infancia en una familia de labradores en Alburquerque (Extremadura), y una adolescencia en Madrid en el barrio de la Prosperidad.

De por qué oscuros designios del azar un chico de una familia donde apenas había un libro logra encontrarse con la literatura y ser escritor.

Nos cuenta la muerte de su padre, para él, lejano y callado y un poco duro, unas relaciones casi inexistentes, entre un joven que no encuentra el camino de la vida y un padre que exige cosas que el chico no puede entender.

El gran sueño de mi padre, su mayor imposible, era que yo fuera abogado, y que entonces volviera al pueblo en plan triunfador, para darle en la cara a la gente gorda, y que me casara con la mujer más rica, que sería también la más hermosa, de aquellos contornos, propietarias de grandes fincas e innumerables rebaños, y si me daba la gana,  que me convirtiera en alcalde, y quizás luego en gobernador, o en ministro. Por qué no.

Pero quizás para mi, me parece muy interesante como se describe como un chico perdido en Madrid, sin encontrarle el sentido a su vida y como un día encuentra la literatura y ahí empieza una nueva vida. Un chico que se crió en el campo y en una casa donde no había ni un libro, él termina siendo escritor.

Y luego, un día no sé de que manera, dejé de creer en Dios y me encontré creyendo en Gustavo Adolfo Béquer. En aquel tiempo, yo sólo tenía un libro en propiedad. Ese libro era “Las Mil mejores poesías de la lengua castellana”. Quizá lo oí citar en el programa de radio, o a algún profesor o a algún amigo, pero el caso es que un día  entré por primera vez en una librería y me lo compré.

Así termina este delicioso libro.

Mi madre sigue con sus planes para el pueblo. Misterios hay muchos en el mundo, pienso yo al escucharla. El simple hecho de vivir en uno de ellos. Pero de todos, el más profundo quizás es ver como la gente en general vive de espaldas a los misterios mientras habla con gran autoridad y erudición de las cosas menudas de la vida. Tenemos que hacer esto o lo otro, dice, ver a Fulano y a Mengano, comprar salchichas y tocino viejo…

En cada frase en cada instante, en cada suspiro, en cada pequeño acontecer, lo trivial y lo misterioso van a partes iguales. Eso es todo, y no hay más que contar. Un grano de alegría, un mar de olvido.

 Fue galardonado con el premio de la crítica y el Nacional de Literatura por “Juegos de la edad tardía” (1989).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores