Feeds:
Entradas
Comentarios

 

Mi amiga Sole me prestó los dos libros que conforman las memorias de Pablo Neruda, “Confieso que he vivido” y “Para nacer he nacido”, me los  leí de una tirada, son amenos, muy entretenidos y llenos de anécdotas muy curiosas. El poeta va relatando sus recuerdos, tanto su vida como poeta sin olvidar su vida como político y sobre todo como hombre comprometido con el socialismo y con su país.

Pasó su infancia en Temuco, allá en el sur de Chile, aunque él nació en  un pueblito llamado Parral, allí nació un 12 de julio de 1904 y un mes después moría su madre. Su padre, conductor de tren, volvió a casarse con  Trinidad Canda Marverde, una mujer que cuidó y amó siempre al niño Pablo.

Mi padre se había casado en segundas nupcias con Doña Trinidad Canda Marverde, mi madrastra. Me parece increíble tener que dar este nombre al ángel tutelar de mi infancia. Era diligente y dulce, tenía sentido de humor campesino, una bondad activa e infatigable.

Así cuenta  Pablo Neruda la llegada de una nueva directora del Liceo de niñas.

Por ese tiempo llegó a Tamuco una señora alta, con vestidos muy largos y zapatos de taco bajo. Era la nueva directora del liceo de niñas, Venía de nuestra ciudad austral, de las nieves de Magallanes. Se llamaba Gabriela Mistral.

Yo la miraba pasar por la calles de mi pueblo con sus ropones talares, y le tenía miedo. Pero cuando me llevaron a visitarla la encontré buenamoza. Puedo decir que Gabriela me embarcó en esa seria y terrible visión de los novelistas rusos y que Tolstoi, Destines, Chejov, entraron en mi más profunda predilección. Siguen acompañándome.

Lo nombraron embajador en Singapur, y en el año 1933 fue nombrado embajador en Buenos Aires, donde conoció a Federico García Lorca que estrenaba, en la ciudad, Bodas de sangre. El poeta escribió Oda Federico García Lorca.

Porque por ti pintan de azul los hospitales
y crecen las escuelas y los barrios marítimos,
y se pueblan de plumas los ángeles heridos,
y se cubren de escamas los pescados nupciales,
y van volando al cielo los erizos:
por ti las sastrerías con sus negras membranas
se llenan de cucharas y de sangre
y tragan cintas rotas, y se matan a besos,
y se visten de blanco.

En el año 1934 se trasladó a Barcelona y poco después fue a vivir a Madrid. Allí conoció a los grandes poetas españoles uno de ellos fue Miguel Hernández

Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él, Tenía una cara de terrón o de papa que se saca de entre las raíces y que conserva frescura subterránea. Vivía y escribía en mi casa. mi poesía americana, con otros horizontes y llanuras, le impresionó y lo fue cambiando.

Los elementos mismos de la poesía los vi salir de sus palabras, pero alterados ahora por una nueva magnitud, por un resplandor salvaje, por un milagro de la sangre vieja transformada en un hijo. En mis años de poeta errante, puedo afirmar que en la vida no me ha dado contemplar un fenómeno igual de vocación y de eléctrica sabiduría verbal.

El último capítulo lo dedica a su patria ” Patria dulce y dura”

Me paso todo el año 1969 en Isla Negra. Desde la mañana el mar adquiere su fantástica forma de crecimiento. Parece estar amasando un pan infinito. Es blanca como la harina la espuma derramada, impulsada por la fría levadura de la profundidad.

El invierno es estático y brumoso. A su encanto territorial le agregamos cada día el fuego de la chimenea. La blancura de las arenas en la playa nos ofrece un mundo solitario…

Pablo Neruda con Matilde Urrutia en Isla Negra

En 1971 recibió el premio Nobel de Literatura. Aquí os dejo su discurso

Leonard Cohen

Estoy leyendo en la prensa que Leonard Cohen presenta su nuevo album de canciones”Popular Problems” y no puedo reprimir leer lo que viene en la prensa, y sobre todo volver a escuchar “Pequeño vals vienés”. Cualquier canción es una maravilla escucharla, pero este vals para mí guarda bonitos recuerdos y una de mis canciones preferidas.

Dice Leonard que le gusta vivir en la carretera, porque es más fácil que vivir normalmente en una ciudad, y estoy de acuerdo, me imagino recorrer el mundo con su guitarra y con esa voz en contacto con su público, vamos creo que eso es la gloria.

Marianne fue la mujer que inspiró a Cohen “So long Marianne”. Un amor cuando él empezaba a cantar, era un poeta con guitarra en las islas griegas y allí la conoció.

La letra de esta canción es de Federico García Lorca, repasando vídeos he visto muchas interpretaciones, de Morente de Ana Belén todas a cual mas bonitas pero la voz de Cohen es especial.

En 2011 recibió el premio Príncipe de Asturias con un discurso a la altura de su personalidad.

50c211843adad.image

 

Este verano, a ratos libres, he ido viendo esta preciosa serie que todo el mundo me la recomendaba, y que yo recomiendo a todo el mundo. Soy poco dada a ver series, porque cuando me pico con alguna y pierdo días sin poder verla me hace desistir del intento.  Dontow Abbey no la vi en su momento y ahora la he recuperado gracias a mi hija Fátima, que se ocupó de pedírsela a un amigo suyo.

http://youtu.be/WJ6iU7p8uJ0

Y ¡cómo la he disfrutado!, me ha parecido una serie muy bien hecha, muy bien ambientada en la Inglaterra de principio de siglo XX; El castillo, situado en Yorkshire, donde ocurre toda la vida de la familia del Conde Granthan,y de los trabajadores de esa casa, es un edificio precioso, y los vestidos de época maravillosos.

La serie va recorriendo los acontecimientos que van ocurriendo en el mundo, el hundimiento del Titanic,  la Primera Guerra Mundial, la gripe española, además de los avatares familiares, y los problemas para mantener la economía de la familia a flote en momentos delicados.

Es curioso ver como los adelantos, como la luz o el teléfono, causan rechazo en algunos sirvientes que siguen amarrados a sus costumbres.

A destacar el papel de la madre del conde, un papel que borda la actriz Maggie Smith. El mayordomo, increíble lo bien que lo interpreta. Creo que tendría que nombrar a todos y a todas porque cada personaje es impecable.

Acabo de leer que la quinta temporada ya está a punto de presentarla, con la novedad que George Clooney entra a esta serie, será una buena novedad pero la serie en sí es perfecta.

Paseando por mis blogs preferidos de lectura, me encontré con este poema precioso “Reglas de juego”. Nunca viene mal poner nuestro granito de arena en esto de encontrar perlas por los blogs amigos y darles difusión.

Además de encontrar este poema precioso, tampoco está mal leerlo despacio, dice mucho y lo dice bien. En esta nuestra España, llevamos un mes de agosto brutal en asesinatos machistas contra las mujeres. Dicen que la poesía amansa a las fieras, espero que haga algo.

Bien, el poema lo encontré en el blog  “El Ojo en la lengua”, un precioso blog que lo llevan dos chicas argentinas Gavi y Sabina, yo siempre que paseo por sus páginas encuentro un texto o un poema muy especiales.

Gabi, Sabina, os copio porque me parece un poema precioso y además descubrimos a una escritor,a para mi desconocida, Gioconda Belli.

 

REGLAS DEL JUEGO

I

El hombre que me ame
deberá saber descorrer las cortinas de la piel,
encontrar la profundidad de mis ojos
y conocer lo que anida en mí,
la golondrina transparente de la ternura.

II

El hombre que me ame
no querrá poseerme como una mercancía,
ni exhibirme como un trofeo de caza,
sabrá estar a mi lado
con el mismo amor
conque yo estaré al lado suyo.

III

El amor del hombre que me ame
será fuerte como los árboles de ceibo,
protector y seguro como ellos,
limpio como una mañana de diciembre.

IV

El hombre que me ame
no dudará de mi sonrisa
ni temerá la abundancia de mi pelo,
respetará la tristeza, el silencio
y con caricias tocará mi vientre como guitarra
para que brote música y alegría
desde el fondo de mi cuerpo.

V

El hombre que me ame
podrá encontrar en mí
la hamaca donde descansar
el pesado fardo de sus preocupaciones,
la amiga con quien compartir sus íntimos secretos,
el lago donde flotar
sin miedo de que el ancla del compromiso
le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro.

VI

El hombre que me ame
hará poesía con su vida,
construyendo cada día
con la mirada puesta en el futuro.

VII

Por sobre todas las cosas,
el hombre que me ame
deberá amar al pueblo
no como una abstracta palabra
sacada de la manga,
sino como algo real, concreto,
ante quien rendir homenaje con acciones
y dar la vida si es necesario.

VIII

El hombre que me ame
reconocerá mi rostro en la trinchera
rodilla en tierra me amará
mientras los dos disparamos juntos
contra el enemigo.

IX

El amor de mi hombre
no conocerá el miedo a la entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del enamoramiento
en una plaza llena de multitudes.
Podrá gritar -te quiero-
o hacer rótulos en lo alto de los edificios
proclamando su derecho a sentir
el más hermoso y humano de los sentimientos.

X

El amor de mi hombre
no le huirá a las cocinas,
ni a los pañales del hijo,
será como un viento fresco
llevándose entre nubes de sueño y de pasado,
las debilidades que, por siglos, nos mantuvieron separados
como seres de distinta estatura.

XI

El amor de mi hombre
no querrá rotularme y etiquetarme,
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una nueva victoria

 

 

He pasado unos días frente al mar, mañana y tarde contemplando el mar y leyendo. Poder leer durante 4 o más horas en un día, es un placer y si el libro tiene una buena trama, es una delicia. Pero no todo ha sido leer y leer, de vez en cuando dejaba el libro y me daba un bañito o paseaba, todo un lujo que yo me lo he permitido unos días.

Casi termino este libro, me falta un poquito, pero la verdad es que es la clásica historia que te va enganchando poco a poco y a pesar de los gritos de los niños o de los ruidos de la gente que andaba, como  yo, en la playa, no he dejado de leerlo.

IMG570

 

Al principio pensé: una historia más de amor, pero me equivoqué.

Gemma vuelve a Sarajevo a investigar la obra de Ivo Andric, por cierto que de este escritor me leí un libro precioso “Un puente sobre el río Drina” y estando allí conoce a Gojko un poeta bosnio que hace de guía turístico para ganarse la vida. Corría el año 1984 y ya había tensiones entre los ciudadanos. Allí conoce a Diego un fotógrafo que sería el amor de su vida.

Vivía delante del televisor. Así vi arder la Biblioteca Nacional. El periodista decía que “la ciudad está rodeada por una lluvia de cenizas”. Ahora el Miljacka se había teñido de negro por culpa del hollín, un largo cortejo fúnebre discurría por el lecho. Pensé que no iba a quedar nada. Me acordé de la chica delgada con gafas que cogía los libros de las estanterías y los llevaba en brazos por los largos pasillos, en pilas de tres o cuatro volúmenes, como máximo.

La escritora va contando la historia en dos épocas, un primer viaje  donde conoce a Diego y un segundo viaje que hará con su hijo Pietro para conocer de cerca la historia de su nacimiento en plena guerra de los Blacanes.

Es suficiente un bache en la calzada…Tengo que refrenar el impulso de agachar la cabeza. Siento el eructo de aquellas carreras. Cruzábamos  la avenida de los francotiradores a doscientos por hora, con la cabeza recostada en el asiento, la respiración goteando entre las piernas. Los armazones rojos de los tranvías amontonados unos contra otros para protegerse de la línea de fuego. Me vuelvo hacia Pietro. No lleva el chaleco antibalas, pienso. Aprieto las mejillas contra los dientes. mantén la calma…

GetAttachment.jpg 3

Una historia de amor que durará en el tiempo, la necesidad de Gemma de tener un hijo, la amistad que perdurará con el poeta Gojko, y de telón de fondo esa guerra terrible que vivimos tan cerca. La guerra y sus consecuencias, los odios entre unos ciudadanos que convivían en las mismas ciudad.

Había polvo cuando me fui de Sarajevo, se alzaba removido por el viento gélido, se arremolinaba en las calles, borraba todo cuanto quedaba a sus espaldas. Cubría los minaretes, los edificios,los muertos del mercado, sepultados por las verduras, por los trastos, por pedazos de madera de los bancos arrancados de cuajo.

¡Vamos!que me ha faltado unos días más de playa para terminarla, pero ya la estoy haciendo aquí en casa. Cuando viajo, me queda el recuerdo del lugar que he visitado y del libro o libros que me acompañaron. Este es  el resumen de mis escasas vacaciones, ¡geniales!.

 

 

mapa_Balcanes

 

Un amigo reseñó en su blog este libro de una manera preciosa. Nunca sabré por qué hay libros que a primera vista ya los quieres leer  y este fue uno de ellos.  Hemingway me gusta como escribe y como cuenta las historias, así que un poco antes de viajar a París me lo leí, y llevé apuntado en una libreta un montón de nombres de cafeterías donde los escritores, de aquella época, se reunían a beber y a escribir.

Podía elegir entre varias calles para bajar por la tarde hasta el jardín de Luxemburgo, y paseaba por el jardín y entraba en el museo, donde estaban las grandes punturas que luego trasladaron al Louvre. Iba casi todos los días por los Cézanne y por ver os cuadros de Manet y Monet y los demás impresionistas.

DSCN3463

Uno de los días de nuestra visita a la ciudad de la luz, lo dedicamos al barrio latino y a buscar esos cafés,  Closerie des Lilas, era una de ellos y una librería mítica de aquella época Shakespeare and Company.

Y cuando llegué a la altura de la Closerie des Lilas y la luz daba en mi viejo amigo, la estatua del mariscal Ney blandiendo su espada con las sombras de los árboles en sus bronces, y allí estaba él bien solito y nadie seguía su avance y en menudo fregado se metió en Waterloo, pensé que todas las generaciones se pierden por algo y siempre se han perdido y siempre se perderán, y me senté en la Closerie para hacer compañía a la estatua y me tomé una cerveza muy fría antes de volver a casa. 

El barrio latino es precioso, yo prefería pasear por sus callejas, contemplar la catedral de Notre Dame, pasear sus puentes, y hacer una espera grande para pasar a ver la Sainte Chapelle. Cada vez que parábamos a tomar algo elegíamos un café de los escritores,  y recordar lo que Hemingway contaba en este precioso libro.

En aquellos días no había dinero para comprar libros. Yo los tomaba prestados de Shakesperare and Company, que era la biblioteca circulante y librería de Silvia Beach en el 12 de la rue L´Odéon. En una calle que el viento frío barría, era un lugar caldeado y alegre, con una gran estufa en invierno, mesas y estantes de libros, libros nuevos en los escaparates, y en las paredes fotos de escritores tanto muertos como vivos.

París es mucho París,  el barrio latino es uno, pero pasear por los Campos Eliseos, contemplar la torre Eiffel, sentarte en uno de los muchos parques que saltean esta ciudad, entrar en el museo Rodin, pasear en un barco por el Sena, y tantas y tantas cosas maravillosas que te ofrece esta ciudad.

 

 

Me resultaba muy fácil reflexionar mientras andaba y hacía algo o mientras miraba a la gente hacer algún trabajo que supieran hacer bien. En el extremo de la isla de la Cité, debajo del Pont-Neuf, donde está la estatua de Henri-Quatre y la isla termina en punta afilada como una proa de barco, había un jardincillo al borde del agua con unos hermosos castaños, robustos y de copa ancha, y con las corrientes y remolinos que el Sena forma al fluir se encuentras excelentes puntos de pesca

Desde luego leer el libro y viajar a París es un verdadero lujo. Así decía Hemingway:

Si tienes la suerte de haber vivido en París cuando joven, luego París te acompañará, vayas donde vayas, todo el resto de tu vida, ya que París es una fiesta que nos sigue.

  Tengo varios libros de Elena Paniatowska comprados en varios viajes que he hecho a México, pero aún esperan su turno ¡ayyy la falta de tiempo para poder leer lo que una quiere! es casi imposible llegar a todo. Pero este pequeño libro me lo compré después de oír una entrevista en la Cadena SER al director de Impedimenta. Es una triste historia de amor compuesta por 12 de cartas que, a lo largo de 1921 hasta 1922, le escribió la pintora rusa, Angelina Beloff, a Diego Rivera, pintor mexicano.

Quiela y Diego Rivera

Cuando Elena Paniatowska hacía una investigación sobre la vida de la  mujer de Rivera, Guadalupe Marín, se encontró con una carta de la pintora rusa, conocida como Quiela, a Diego Rivera. Por ahí empezó la investigación de la vida de Diego y Angelina que fueron matrimonio durante 10 años en París. De esa relación nació un niño Diego que murió a los 14 meses.

 Hoy como nunca te extraño y te deseo Diego, tu gran corpachón llenaba todo el estudio. No quise descolgar tu blusón del clavo en la entrada: conserva aún la forma de tus brazos, la de uno de tus costados. No he podido ni quitarle el polvo por miedo a que recupere su forma inicial y me quedé yo con un hilacho entre las manos.

 El amor enfermizo de esta pareja deja a Diego como un hombre sin corazón y sin alma. Volvió a México y nunca le contestó a ninguna carta, a pesar de que ella seguía enamorado de él y esperaba una respuesta.

Es imposible no llegar a tener talento cuando se tienen revelaciones como la que experimenté ayer. Pinté con ahínco una cabeza de mujer que sorprendí en la calle, ayer, de regreso del Louvre, una mujer con ojos admirables, y ahora que se ha ido  la luz te escribo mi conmoción y mi alegría. Por primera vez a lo largo de estos cuatro años siento que no estás lejos, estoy llena de ti, es decir, de pintura.

Diego rehízo su vida en México: ella siguió pintando y en 1932 Angelina Beloff fue a vivir a México, país que ella lo consideraba suyo y allí murió en 1969. En ese tiempo ella no molestó a Diego Rivera, pero dicen las crónicas que en un evento de la capital coincidieron los dos y Diego ni la miró ni la saludó.

Ya ves que estoy bien enterada, n porque intente averiguarlo sino porque tus amigos y los míos me lo dicen de golpe y porrazo, sin duda alguna porque creen hacerme bien al sacarme del sueño en el que vivo. Elié Faure fue claro: “Angelina, usted siempre ha sido una mujer de gran equilibrio y de buen sentido, tiene usted que rehacer su vida…

Un libro triste, melancólico, pero que tiene una información de aquella época donde los pintores se reunían en París, allí estaba con ellos Picasso, Juan gris y otros.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores