Feeds:
Entradas
Comentarios

Partimos para los pueblos donde se fraguó la independencia mexicana de los españoles. Tres pueblos imprescindibles para conocer esa historia, San Miguel Allende, Dolores Hidalgo y Guanajueto. Yo los conocía de anteriores viajes, pero para nada me importó volver a esos lugares que tanto me gustan, acompañada de mis amigos españoles y mis amigos mexicanos que hicieron de anfitriones en todos estos días que estuvimos en México.IMG_5914

Casas de San Miguel Allende

Llegamos a San Miguel Allende, donde hicimos nuestro lugar de residencia en un precioso hotel que nos hizo nuestra estancia mucho más agradable y divertida. El pequeño hotel con encanto se llama, Coqueta Hotel Boutique, precioso, muy bien situado. Desde nuestros balcones se veían las preciosas agujas de la catedral. Los dueños del hotel son amigos de Patty y Rafa, así que nos acompañaron en nuestro desplazamientos, cuando sus trabajos se lo permitían. No tengo palabras para agradecer su simpatía y amabilidades que tuvieron con nosotros.Buganvilias por las calles

Paseamos esta ciudad preciosa, pueblo mágico y Patrimonio de la Humanidad, de calles empedradas, estrechas y con cuestas, sus edificios de color rosa, sus casonas, sus preciosas tiendas y pequeños restaurantes, hacen la delicia de los viajeros como nosotros.

Fundada por Fray Juan de San Miguel en 1452. Destacó durante la guerra de la Independencia ya que Ignacio Allende, vecino de esta ciudad, fue un líder clave en la guerra contra la dominación española. Fue capturado cuando marchaba hacia Estados Unidos en busca de armas, fue juzgado y fusilado. Su cabeza fue expuesta en uno de los ángulos de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato junto a las de Miguel Hidalgo , Jua Aldama y Mariano Jiménez.  El 8 de marzo de 1826 fue elevada a ciudad y cambió el nombre por “San Miguel de Allende” en honor al héroe nacional.IMG_5620

Creo que es uno de los pueblos más bonitos que yo conozco en México, no te cansas de pasear por sus calles, en cada esquina hay una casona a cual más bonitas, sus tiendas maravillosas y sus restaurantes increíbles. Nosotros desayunamos, cenamos y comimos en sitios preciosos, y la comida  inolvidable.

Lo pasamos genial, nos fuimos de San Miguel con mucha nostalgia, es de esos lugares donde te quedarías a vivir muy a gusto.

La siguiente etapa, Dolores Hidalgo y Guanajuato.

 IMG_5702

Me pasa siempre lo mismo con este escritor, cuando leo una obra suya me deja impresionada y luego paso un tiempo abriendo y cerrando libros sin saber donde quedarme. Stefan Zweig hace un retrato de la vida de esta reina, desde que se casa con el futuro rey de Francia hasta su trágica muerte en la guillotina.

La vida de  María Antonieta es conocida por libros, películas, pero este libro esta escrito de una manera muy especial. Hace dos años que estuve en París y recorrí varios sitios donde este matrimonio estuvo en sus últimos años antes de morir. Así que de la mano de Stefan Zweig he recorrido esos lugares, he aprendido un poco más de ese momento y me he emocionado en algunos momento por la intensidad con que describe esta historia.

María Antonieta nació en Austria el año 1755, hija de los emperadores de Austria Francisco I y Maria Teresa. A los 15 años contrajo matrimonio con el futuro Rey de Francia Luís XVI.

Ya cuando niña le regalan como hogar una corte imperial: cuando adolescente, una corona: cuando joven esposa amontona pródigamente a sus pies todos los dones de la gracia y la riqueza y le da, además, un aturdido corazón, que no pregunta el precio y valor de estos dones.

Durante años enteros miman y halagan con todo regalo a esta irreflexiva criatura, hasta que sus sentidos se desvanecen en el vértigo y se hace cada vez más descuidada.

Así nos cuenta el escritor cómo esta niña se casa con Luis XVI, dos niños inexpertos y sin sentido de las responsabilidades que tenían entre manos. Las casas de Habsburgos y Borbones ven en este casamiento la paz y el enriquecimiento de los dos países que se hacen fuertes en Europa.

Según la edad, el verdadero compañero de juegos lo tendría realmente a su lado: su propio esposo, sólo un año mayor que ella. Pero regañón, tímido y a menudo grosero por su propia timidez, este lerdo compañero evita toda confianza con su joven esposa; tampoco él ha demostrado el menor deseo de que lo casaran tan pronto.

La vida en Versalles transcurre entre lujos por parte de Maria Antonieta y un marido que le consiente todos los caprichos imaginables. Mientras el futuro Rey de Francia cada vez es más hermético, y sin ningún interés por la política.

Pero la corte era numerosa y todos vivían alrededor de estos personajes, fiestas, caza, lujos, y juegos. Vivían de espaldas a los ciudadanos que cada vez empezaban a sospechar lo que pasaba en Palacio. Intrigas, poder, y así poco a poco se fue fraguando la Revolución. Aunque este libro no ahonda en el momento político y trágico de Francia en el siglo XVII, si enmarca estos trágicos sucesos en la vida de Maria Antonieta.

Los aldeanos están sublevados, comienza la guerra civil, el gobierno inglés retira su embajador; La Fayette deja el ejercito, amargado por el radicalismo de una Revolución psi enmarca provocada por él mismo; las subsistencias llegan a ser escasas, el pueblo está agitado. La mas peligrosa de todas las palabras, la palabra “traición”, como después de todas las derrotas brota de millares de lenguas  perturba toda la ciudad

La vida de Maria Antonieta sigue en una pendiente sin freno. Matan a su marido, ella vive enclaustrada con sus hijos en una cárcel, pero la Revolución sigue su curso y no para. La despojan de todo, hasta de sus hijos.

Tampoco se espanta Maria Antonieta cuando, pocos días más tarde, a las dos de la madrugada, suena de nuevo un rudo golpe a su puerta. Después de haberle quitado al marido, a los hijos, el amante, la corona, el honor, la libertas. ¿ Que puede hacer aún el mundo contra ella?

Es casi imposible resumir esta historia, Stefan Zweig es minucioso, intenso, y va recorriendo esta parte de la historia de Francia tan terrible y dura. Por eso termino con el final de la vida de Maria Antonieta, que murió un 16 de octubre de 1793, guillotinada a la edad de 38 años. Años intensos llenos de tragedias.

La carreta se detiene delante del patíbulo. Tranquila y sin auxilio de nadie, con aire aún más sereno que al salir de la prisión, asciende la reina, rechazando toda ayuda, las escaleras de tablas del cadalso, sube exactamente con la misma alada facilidad, calzando sus negros zapatos de satén de tacones altos, por esta misma escalera, como en otro tiempo por las escalinatas de mármol de Versalles.

María Antonieta camino de la guillotina

María Antonieta camino de la guillotina

 

Foto obtenida de internet

Foto obtenida de internet

 

 

Nuestro viaje a Chiapas fue intenso y lleno de visitas a cual más interesantes. Los últimos días  los aprovechamos para visitar dos pueblos indígenas.

Zinacantán y San Juan Chamula

Zinacantan es un poblado a unos diez Km de San Cristobal, está entre montañas preciosas y valles frondosos, una población de unos 30.000 habitantes que se dedican, en su mayoría, al cultivo de flores en grandes invernaderos y las mujeres a tejer preciosas telas con motivos florales que venden a todo México y es la base económica de muchos hogares.telas

Tejedora

Tejedora

Zinacantán significa en Nahuatl ” Lugar de murciélagos”, sin embargo es un lugar muy colorido y lleno de vida. Nosotras llegamos en un taxi a la casa de una familia que es representativa de la vida cotidiana en este pueblo.

Entramos a una especie de patio con un a galería techada, y allí mismo estaban las mujeres más jóvenes de la familia, una en el telar, y otras nos enseñaban esas bonitas telas de mil colores que tejen y tejen y es la admiración de los turistas. Patty y yo nos queríamos llevar todo.

Cocinando tortillas

Cocinando tortillas

Luego nos invitaron a pasar a la cocina, un lugar pequeño con el suelo de tierra bien pisada, allí estaban dos mujeres mayores, moliendo el maíz para hacer tortillas. Nos sentamos con ellas y pudimos degustar unas ricas tortillas calentitas que nos supieron a gloria por la módica cantidad de la voluntad.telas1

Patty y yo saboreando la comida

Patty y yo saboreando la comida

Salimos de la casa y nos fuimos paseando a la plaza del pueblo. Las mujeres van con sus niños a la espalda con esos bonitos vestidos, la plaza está encalada de blanco intenso que con el contraste de la  iglesia y un cielo azul, era todo un lujo sencillo, pero un lujo maravilloso que nosotras admiramos.

En esta Iglesia dedicada a su patrón S. Lorenzo, su retablo está formado por  flores frescas que cada 15 días las cambian  y es un momento de reunión de la comunidad. No sabéis que preciosidad de retablo.

Disfrutamos mucho esta visita, la amabilidad de la gente, sus sonrisas, los colores, realmente es un pueblo peculiar.

Plaza de Zinacantán

Plaza de Zinacantán

Vivo en una ciudad pequeña, de esas que casi nunca pasa nada, es cierto, una ciudad tranquila, culturalmente bajo mínimos, pero que si estás atenta a todo lo que se mueve,  encuentras momentos memorables que te hacen disfrutar.

El esfuerzo que hacen los organizadores de estos eventos es enorme, pocas ayudas y muchos problemas pero creo que la gente responde llenando todas las salas.

El miércoles fue uno de esos días que nos ofrecieron buenos momentos; en la Facultad de Magisterio organizaban, por el “Día de la mujer trabajadora”, un emotivo evento, el pase del documental, premiado con un Goya, “Las maestras de la república”. La sala estaba llena  a rebosar, increíble pues la hora de inicio de dicho documental era  a  las 16’30, y porque generalmente a este tipo de actos no va mucha gente. El documental es muy bueno, pone en primera plana el trabajo de esas mujeres valientes, llenas de ganas de enseñar en esos pueblitos perdidos, porque generalmente eran ellas las que iban a los pueblos más pequeños y más lejanos, entregadas a su profesión con alma.

En algunos momentos las lagrimas se nos caían escuchando el testimonio de una mujer. Si el documental fue precioso, el debate que se organizó no fue menos interesante, la educación nos preocupa a todos y a todas las que estábamos allí. Salimos de la sala a eso de las 20 horas llenas de sentimientos y contentas de haber asistido.

jazz Con la emoción a flor de piel nos fuimos aprisa unos metros más allá, a la Facultad de Letras, allí asistimos a un acto más lúdico, un concierto de Jazz. El programa se llama UniversiJazz , todos los años nos ofrecen, gratuitamente, el lujo de escuchar buena música. Estaba lleno a tope, es lógico estamos deseando escuchar, o ver cosas que nos mantengan interesados por eso que se llama cultura y que en estos momentos tan deteriorada nos la muestran, pero la gente, erre que erre ahí estamos para llenar los lugares donde se hace buena música, buen cine o buenos documentales.

Un miércoles cualquiera en una pequeña ciudad puedes encontrar este buen programa.

Siempre he seguido los artículos que este periodista cuando escribía en el diario El País hace años. Siempre me interesaban mucho sus opiniones, pero nunca había leído un libro de él. El caso es que no sé como llegó a mis manos, pero son de esos libros que llegan a tus manos como un premio que no esperabas y que no conocías, pero una vez leído, me siento afortunada de haber dado con esta joya literaria.

A mi me interesa mucho todo lo relacionado con Argentina y esta historia me ha parecido fascinante.

Un estudiante de una Universidad de Nueva York está haciendo un estudio sobre los orígenes del tango, sobre los ensayos de Jorge Luis Borges. En esa investigación descubre el nombre de Julio Martel, un cantante de tangos muy peculiar.

Según Borges los verdaderos tangos eran los que se habían compuesto antes de 1910, cuando aún se bailaban en los burdeles, y no los que aparecieron después, influidos por el gusto de París y por las tarantelas de genovesas.

En Buenos Aires hay un tipo extraordinario que canta tangos muy viejos, me dijo. No son esos, pero tienen un aire de familia. Deberías oírlos.

Este cantante, Julio Martel, que existió en la realidad, cantaba en las esquinas donde alguna historia pasó, en algún café o en cualquier plaza o barrio.

El guitarrista que le acompañaba interpretó primero, solo, una música muy rara, llena de cansancio. Cuando menos lo esperábamos, soltó su voz. Fue increíble. Quedé suspendida en el aire y, cuando la voz se apagó, no sabía cómo apartarme de ella, cómo volver a mí misma.

Tomás Eloy Martínez, nos pasea de su mano por las calles de Buenos Aires, pero a la vez nos va contando sus historias, nos saca  a relucir sus personajes y nos mezcla la vida de Julio Martel. Yo como lectora me sentí atrapada entre esas líneas magníficamente bien escritas y fascinada con esas historias.

Treinta años antes, Julio Cortazar y Gabriel García Márquez se habían sorprendido de que las amas de casa de Buenos Aires compraran Rayuela y Cien años de soledad como si fueran fideos o plantas de lechuga y llevaran los libros en las bolsas de los víveres. Advertí que los porteños seguían leyendo con las misma avidez de aquellas épocas.

Ya digo, una joya que creo que no es muy conocida, pero que estoy segura que a cualquiera que lea estas historias no le dejaran indiferente, además de pasar un rato muy especial.

Tomas Eloy Martínez

Esta semana he ido al cine, sin saber mucho de la película que íbamos a ver, menos mal que una amiga me llamó para animarme porque había leído la crítica y le parecía interesante.

La película se llama Alabama Monroe, muy premiada en varios festivales y posiblemente obtendrá el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Así que con este precedente no podría decepcionarnos.

Película Belga, yo creo que nunca he visto una película Belga, de actores desconocidos.

Fascinante la historia, muy bien contada, buena música, la actriz impecable. Una historia de amor entre  Elise, dueña de una tienda de tatuaje y Didie toca el banjo en un grupo de música.

El silencio en el cine era abrumador, salimos impactadas por esta historia. Si podéis no dejarla de ver.

NEBRASKA

Esta película la vimos la semana pasada y nos pasó parecido con la anterior, no habíamos leído casi nada de esta película. Yo siempre me informo antes de ir, pues no me gusta mucho ir al cine y que me aburra o que no me interese lo que me están contando. Pero algunas veces la falta de tiempo nos hace ir al cine con algunas dudas. Pero fue un acierto.

Del director de “Entre copas”,  Alexnder Payne, esta historia tierna y dura a la vez. Una mirada muy especial a la vejez. Un padre, enfermo, su mujer que no puede con él y dos hijos. Uno de ellos intenta cumplir todos los deseos de su padre, pues  el final de su vida no está muy lejos.

Como decía una película tierna, algo desconcertante en algunos momentos, nos hizo reír más de una vez, Nos encantó.

marcapaginasLlevo meses recuperándome de la pérdida de mi blog, esas cosas que casi no puedo entender pero un día desapareció y todo el trabajo que durante siete años fui reuniendo, escribiendo, compartiendo y disfrutándolo enormemente, todo eso desapareció y yo me quede como sin suelo. No exagero nada, de golpe pensaba en tanto libros leídos y resumidos, tantos comentarios de la gente que amablemente me escribían, ya no estaban, menos mal que cada uno de esos libros yo los tengo en casa y ya con tiempo iré, de nuevo, componiéndolos; esas entradas de verano que yo les hacía a mis nietos en el patio, esas ya no las recupero, los niños crecen y eso ya es irremediable; esos regalos que nos hacía Isi y que yo los recibía con tanto cariño y los fotografiaba, eso tampoco está.

Pero mira por donde, hace unos días una vecina mía me vio por la calle y me avisó que tenía una carta para mí en su casa y que como no me ve mucho, ando sin parar, no me la había traído. Yo no le di importancia, pensando en cualquier carta de un banco, pero ella insistió, porque era un sobre muy bonito, con bonita letra y me la quería entregar. Me fui con ella a su casa y efectivamente era un sobre marrón con bonita letra, era la carta de Isi, que cada año ella se ocupa de hacernos llegar estos bonitos marca-páginas.

Gracias, no sabes la ilusión que me hace recuperar estas pequeñas cosas que me hacen tan feliz.

Esto del blog es lo que tiene, ademas de su función de decir qué libros nos gustan, hay que ver la cantidad de cosas bonitas que te ofrece. Por eso mi pena de esa parte de mi blog que yo he perdido. Yo creo que se han ido como dos años, que cada semana yo escribía algo, cómo será que ni siquiera he mirado esas páginas vacías, por no ver la cantidad de cosas que ya no están.

Llegó un día que casi dejo de escribir, pero mis hijas me animaron a seguir sin mirar atrás y eso es lo que estoy haciendo.

Recuerdo ahora los blog de unas amigas cubanas, que tampoco están ya, y que tanta información de libros nos transmitíamos, era algo  fantástico. Un viaje que hizo mi hermana a Cuba yo le mandé un paquete de libros para ella que mi hermana se los entregó. Ella me mandó unos dulces de guayaba.

elogio

Recuerdo un libro “Elogio a la cocina” de una escritora argentina Cristina Bajo. Un día ella me escribió para darme las gracias por haber hecho una reseña de su libro. Luego nos escribimos y nos contábamos cosas de nuestras tierras, ella de su Córdoba y yo de mi tierra cervantina.

Mis viajes a París, Italia, Lanzarote o Cancun. Alguien de una universidad de Inglaterra me escribió pidiéndome permiso para poner en un libro de Oxford una entrada que yo hice de Tulun. Imaginaros mi extrañeza y, por supuesto,  yo les di el permiso, un año después recibí en mi casa un libro de esa editorial con una unidad didáctica escrita por mí. De esa anécdota me queda el libro.

ingles

En fin que la llegada de la carta de Isi me ha hecho recordar y echar la vista atrás a tantas cosas vividas y que sería muy largo contar aquí. De la importancia que tienen las cosas que haces con cariño y sin ninguna  obligación, esas son las cosas que nos atan con un lazo muy fino lleno de amistades y simpatías que siguen a través de las redes.

GetAttachment

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 70 seguidores